AFP

Parlamento portugués se apresta a rechazar presupuesto y provocar caída del gobierno

El Parlamento portugués se prepara para rechazar el miércoles el presupuesto del Estado para 2022 del gobierno socialista de Antonio Costa, abandonado por sus antiguos aliados de la izquierda radical con el riesgo de provocar elecciones legislativas anticipadas.

El Parlamento portugués se prepara para rechazar el miércoles el presupuesto del Estado para 2022 del gobierno socialista de Antonio Costa, abandonado por sus antiguos aliados de la izquierda radical con el riesgo de provocar elecciones legislativas anticipadas.

El anunciado fracaso del proyecto de ley de finanzas abriría la vía a la disolución del Parlamento y a la convocatoria de elecciones, advirtió el presidente de Portugal, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, con la esperanza de forzar un compromiso entre el ejecutivo minoritario y las formaciones que lo apoyan desde finales de 2015.

"Mi posición es muy simple: presupuesto o disolución", advirtio esta semana, convencido de que no se puede prescindir de una herramienta clave para relanzar la economía gracias a los fondos europeos asignados en el contexto de la pandemia de covid-19.

"Si no hay presupuesto, las elecciones deben celebrarse lo antes posible", es decir, a partir del mes de enero, sostuvo el miércoles al líder de la oposición de derecha, Rui Rio, que va a votar en contra de la ley de finanzas.

"No queremos elecciones, pero no les tememos", había dicho el fin de semana el primer ministro.

Antes de la votación crucial que debe producirse al final del día, Costa parecía haber renunciado a convencer al menos a una de las dos formaciones de la izquierda antiliberal --el Bloque de Izquierda o el Partido Comunista-- de abstenerse para permitir la aprobación del proyecto de presupuesto.

- Frágil unión de la Izquierda -

Los socialistas llegaron al poder hace seis años gracias a una alianza inédita con estos dos partidos. Lo apoyaron durante su primer mandato sin entrar en el gobierno.

En aquel momento, la izquierda había superado sus divisiones para poner fin a la política de austeridad aplicada por la derecha a cambio del plan de rescate internacional concedido a Portugal en 2011.

Pero las discusiones en torno al presupuesto 2022 tropiezan sobre todo con la voluntad de la izquierda radical de derogar las disposiciones del código del trabajo heredadas del tiempo de la "troika" de los acreedores (UE-BCE-FMI).

Esta frágil unión de la izquierda, conocida por los portugueses como "jerigonza", comenzó a resquebrajarse tras las elecciones del otoño boreal de 2019.

Costa, que fue el mas votado pero no alcanzo la mayotría por ocho escaños, se abstuvo entonces de negociar nuevos acuerdos que garantizaban la estabilidad hasta las legislativas previstas a finales de 2023, prefiriendo negociar puntualmente los apoyos parlamentarios necesarios.

Hace un año, el presupuesto 2021 fue aprobado por poco gracias a la abstención de la coalición comunista-verde y de un pequeño partido animalista.

Este año, el estancamiento presupuestario se materializó cuando el Partido Comunista, siguiendo el ejemplo del Bloque de Izquierda, anunció el lunes su intención de votar en contra del proyecto del gobierno, reclamando mayores esfuerzos en favor del poder adquisitivo y de los servicios públicos.

A la derecha, los dos partidos conservadores también se ven atrapados en medio de disputas internas y de falta de liderazgo unánime.

tsc/clr/mab/mb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario