AFP

Opositor cubano desafía al gobierno con marcha solitaria

Con una rosa blanca en la mano, el opositor cubano Yunior García quiere marchas en solitario el domingo por La Habana, desafiando la amenaza oficial de ser detenido y en la víspera de una manifestación opositora prohibida por las autoridades.

Con una rosa blanca en la mano, el opositor cubano Yunior García quiere marchas en solitario el domingo por La Habana, desafiando la amenaza oficial de ser detenido y en la víspera de una manifestación opositora prohibida por las autoridades.

Agentes de la Seguridad del Estado "me dijeron que no me van a permitir marchar", explicó el viernes a la AFP el dramaturgo de 39 años, que aseguró en la puerta de su departamento en un populoso barrio de La Habana estar decido a manifestarse.

Con el rostro cansado tras ser expuesto como enemigo número uno durante semanas en medios estatales, Yunior fumaba, preocupado por la violencia que pueda generarse en la manifestación convocada para el lunes en la capital del país y en seis provincias más. Esa posibilidad lo decidió a marchar en solitario este domingo por una céntrica calle de La Habana.

El grupo de reflexión política Archipiélago, creado en Facebook por él y que cuenta con más de 30.000 miembros dentro y fuera de Cuba, mantiene de todas formas el llamado para marchar el lunes.

En una comparecencia televisada el viernes, el presidente, Miguel Díaz-Canel, dijo que sus partidarios están preparados "para defender la revolución" y "enfrentar cualquier acción injerencista contra nuestro país", en alusión a Estados Unidos.

"Estamos tranquilos, seguros, pero atentos y alerta", aseguró.

- "Hecho gravísimo" -

Las autoridades retiraron el sábado las acreditaciones a los seis miembros del equipo de la agencia española EFE invocando "la normatividad sobre la prensa extranjera".

"Nos llamaron urgentemente" y "pidieron que les entregáramos las credenciales", dijo el sábado Atahualpa Amerise, jefe de redacción de la oficina, que cuenta con tres redactores, dos fotógrafos y un videasta.

Pero en la mañana del domingo Amerise dijo en Twitter que las acreditaciones fueron devueltas a una redactora y al videasta tras "negociaciones" con las autoridades.

En Madrid, Reporteros Sin Fronteras condenó el hecho y pidió al gobierno español interceder para la devolución de las acreditaciones.

"El gobierno de Miguel Díaz-Canel no quiere testigos de los movimientos a favor del cambio que están surgiendo en Cuba", dijo en un comunicado Edith Rodríguez, vicepresidenta de RSF España, que lo consideró "un hecho gravísimo que debe ser reparado lo antes posible".

Archipiélago denunció la noche del sábado que al menos seis coordinadores suyos eran retenidos por las autoridades, mientras el disidente Guillermo Fariñas permanece detenido desde el viernes en la central provincia de Santa Clara.

- Riesgo de sanciones -

La televisión estatal acusa a Yunior García de ser un agente financiado por Washington, lo señaló por asistir años atrás a un seminario en Madrid sobre el papel del ejército en procesos de transición, y reveló envíos de pequeñas cantidades de dinero desde el extranjero.

"Tienen que parar de intentar vincular cualquier iniciativa ciudadana cubana genuina con el enemigo de siempre", dice García frente a tazas de café.

La manifestación del lunes, declarada ilegal por el gobierno, se produce en momentos en que Cuba reabre sus fronteras al turismo internacional, los niños vuelven a las aulas y La Habana celebra su 502 aniversario con festejos callejeros.

Los manifestantes demandan la liberación de presos políticos, luego de las históricas manifestaciones del 11 de julio al grito de "Tenemos hambre" y "Libertad", que dejaron un muerto, decenas de heridos y 1.270 detenidos, de los cuales 658 aún están en prisión, según la ONG Cubalex.

Estados Unidos mantiene "contactos claves antes de las protestas" del lunes y promoverá "la rendición de cuentas de los violadores de los derechos humanos en caso de que sea necesario", dijo Emily Mendrala, subsecretaria adjunta para las Américas del Departamento de Estado.

En este mano a mano, Michael Shifter, presidente del centro de análisis Diálogo Interamericano, cree que los manifestantes quieren "llamar más atención internacional sobre la gravedad de la situación económica, política y de derechos humanos en Cuba".

Una reacción dura del gobierno sería "muy costosa" e implicaría sanciones más internacionales, consideró.

- Redes sociales -

Esta marcha se ha convertido en tema de conversación en sobremesas de hogares, en las colas de supermercados y centros de trabajo.

"La mayoría de personas que conozco están asustadas por lo que pueda pasar ese día, piensan dejar a su familia en la casa", pero "hay personas que piensan que hay que salir a protestar", dijo Julio Antonio Fernández Estrada, doctor en Ciencias Jurídicas por la Universidad de La Habana.

Vigilados y varios citados por la policía, los organizadores planearon la marcha utilizando el internet móvil, que llegó a Cuba en 2018. Pero, existe el temor de que el día de la marcha se interrumpa internet, como sucedió tras el 11 de julio.

lp/ka/yow

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario