Internacionales

Niño brasileño se levantó en su velorio, habló y "volvió a morir"

"Papi, ¿puedo tomar un poco de agua?", dijo en medio de su velorio. Su familia pensó que era un milagro, pero simplemente el niño volvió a recostarse y no reaccionó.

 

Kelvin Santos, un niño brasileño de 2 años, falleció de neumonía en un hospital de Belén. Fue entregado por los médicos a sus padres, que lo llevaron a su casa y lo velaron allí.

Pasaron toda la noche despidiendo al pequeño y solo una hora antes del entierro sucedió algo que nadie imaginaba: el niño se incorporó en su ataúd y dijo “Papi, ¿puedo tomar un poco de agua?”.

Antonio Santos, padre de Kelvin, dijo que en el momento todos se pusieron a gritar y creyeron que se había producido un milagro, pero que simplemente el niño se volvió a recostar y ya no volvió a reaccionar.

De todos modos, lo llevaron al hospital y los médicos confirmaron que no tenía signos vitales.

Su padre no se resigna a que no le den explicaciones para lo sucedido.

"Los muertos no se levantan y hablan como si nada, tal vez no lo examinaron bien. Estoy decidido a descubrir la verdad", aseguró Santos, que está convencido de que los médicos cometieron mala praxis. Por eso presentó un reclamo formal ante la Policía, que inició una investigación.

Dejá tu comentario