FUE RESCATADA POR AUTORIDADES

Niña argentina embarazada por abuso de su padre fue retenida por organización para evitar aborto

La niña y su madre fueron rescatadas por las autoridades y se encuentran a la espera de una orden médica que autorice el procedimiento.

Una niña argentina de 12 años, que era sometida a abusos sexuales por parte de su padre y estaba embarazada, fue retenida por una organización pro vida para evitar que abortara. La niña y su madre fueron rescatadas por las autoridades y se encuentran a la espera de una orden médica que autorice el procedimiento.

La Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia del Ministerio de Desarrollo Social de Argentina, confirmó la aparición de la niña, que junto a su madre permanecía bajo el sistema de monitoreo y acompañamiento del Estado. Ambas estaban desaparecidas desde el fin de semana.

La niña fue encontrada en un hogar religioso ubicado en el microcentro de la ciudad de Santa Fe.

Había sido retenida por la Organización Grávida, que se opone a la interrupción voluntaria del embarazo y tiene sedes en varias ciudades del mundo, además de financiamiento internacional.

La niña y su madre habían pedido la interrupción del embarazo en el marco de la Ley que fue aprobada en diciembre de 2020 en Argentina, aunque el procedimiento en el caso de un embarazo por violación ya estaba legislado en el Código Civil de 1921.

La menor vivía en Garibaldi, una localidad ubicada a 122 kilómetros de la ciudad de Santa Fe. Debía ser sometida a la interrupción del embarazo el lunes pasado, pero nunca llegó al hospital donde había sido programada la práctica. Una investigación oficial estableció que, durante el fin de semana, luego de que la niña y su madre firmaran el consentimiento para abortar, había sido llevada a una casa de la asociación civil Grávida en la capital provincial.

Voceros del Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe informaron que la niña transita el segundo trimestre del embarazo, por lo que aún estaría a tiempo de someterse a una Interrupción Voluntaria.

El 19 de diciembre, la niña fue llevada por su madre a un control médico, durante el cual se descubrió que estaba en curso la gestación. La pequeña le contó a su madre que su padre había abusado de ella en reiteradas ocasiones.

La niña expresó su voluntad de ser sometida a la interrupción del embarazo y su madre la apoyó en la decisión, por lo cual ambas firmaron el consentimiento.

Integrantes de la asociación civil Grávida intentaron convencerla para que no abortara y las alojaron en una de sus casas.

La justicia ordenó que abandonaran el lugar y la policía las llevó a un hospital público de Santa Fe, donde se aguarda la autorización para iniciar el procedimiento.