AFP

La crisis de migrantes provoca tensión entre Polonia y Bielorrusia

Polonia y Bielorrusia se enfrentaron el martes por la presencia de miles de migrantes que intentaban ingresar a territorio polaco, lo que según Varsovia amenaza la seguridad de la Unión Europea (UE).

Polonia y Bielorrusia se enfrentaron el martes por la presencia de miles de migrantes que intentaban ingresar a territorio polaco, lo que según Varsovia amenaza la seguridad de la Unión Europea (UE).

Minsk advirtió contra las "provocaciones" en la frontera, donde los dos países desplazaron soldados en medio de las crecientes tensiones.

Miles de personas, muchas de ellas huyendo de la guerra y la pobreza en Oriente Medio, intentan sobrevivir en la intemperie en condiciones deplorables y temperaturas gélidas.

La UE acusa al presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, de orquestar la crisis en represalia por las sanciones occidentales contra Minsk, aunque él lo niega.

Polonia bloqueó el lunes un intento de miles de migrantes de traspasar las alambradas de la línea fronteriza.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, dijo el martes que Varsovia continuaría rechazando a los migrantes.

"Cerrar la frontera polaca es nuestro interés nacional. Pero ahora es la estabilidad y la seguridad de toda la Unión Europea que está en juego", tuiteó el dirigente polaco.

Por su parte, el presidente polaco Andrzej Duda acusó a Bielorrusia de "atacar la frontera polaca, la frontera de la UE, de una forma sin precedentes".

En respuesta, el ministerio de Defensa bielorruso calificó la versión como "infundada e injustificada", acusando a Polonia de intensificar las tensiones "deliberadamente".

Señaló que Polonia desplazó sin avisar a 10.000 militares hasta la frontera, lo que calificó como una violación de los acuerdos de seguridad mutua.

"Queremos advertir de antemano a la parte polaca que evite cualquier provocación dirigida a la República de Bielorrusia para justificar el uso ilegal de la fuerza contra personas desvalidas y desarmadas, incluidos niños y mujeres", dijo el ministerio de Exteriores bielorruso en un comunicado.

En una conversación telefónica mantenida este martes, Lukashenko habló "detalladamente" con su homólogo ruso Vladimir Putin del "despliegue de tropas polacas regulares en la frontera".

El Kremlin dijo que estaba "observando muy de cerca" el enfrentamiento migratorio en la frontera oriental de la UE.

En medio de la crisis, Washington y Bruselas pidieron a Minsk detener lo que calificaron como un flujo orquestado de migrantes.

También la OTAN acusó a Bielorrusia de usar a los migrantes como peones políticos, mientras la UE pidió nuevas sanciones contra Minsk.

- Atrapados -

Muchos de los migrantes dicen estar atrapados entre la espada y la pared, con Bielorrusia que les impide volver a Minsk para viajar de regreso a sus países, y Polonia que no los deja entrar para pedir asilo.

"Según nuestros cálculos, podría haber entre 12.000 y 15.000 migrantes en Bielorrusia", dijo a la radio polaca Stanislaw Zaryn, portavoz de los servicios especiales de Polonia.

Unos 4.000 estarían en la zona de Kuznica, cerca de la frontera con Polonia, indicaron los servicios el martes. Los periodistas tienen prohibido acceder a la zona, pero imágenes difundidas por las autoridades de ambos países muestran a centenares de hombres, mujeres y niños en tiendas de acampar, encendiendo hogueras para calentarse del frío.

Según los guardias fronterizos bielorrusos, los migrantes se encuentran en un estado físico y psicológico "extremadamente malo" y carecen de agua y alimentos.

Además, acusan a las fuerzas polacas de usar gases lacrimógenos y de ejercer "presión psicológica" sobre los migrantes "encendiendo altavoces, focos y luces estroboscópicas toda la noche". "También se escucharon disparos", añadieron.

La agencia de noticias bielorrusa Belta informó que había unas 3.000 personas en un campamento cerca de la frontera.

El portavoz del gobierno polaco, Piotr Muller, advirtió el lunes que "podría haber una escalada de este tipo de acciones en la frontera polaca en el futuro cercano".

Pero el ministro bielorruso del Interior, Ivan Kubrakov, dijo el martes a Belta que los migrantes están "legalmente" en esta antigua república soviética y que "hasta ahora no ha habido violación de la ley de parte de los migrantes".

burs-amj/mas/yad/mas/es/sag/mb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario