Policiales Asesinato | Descuartizamiento

Justicia penal condenó a 25 años de cárcel a los autores del asesinato de Silvia Sanguinetti en 2016

Se trata de la hija de la víctima Vanessa Frine Sauri Sanguinetti (48) y su pareja Álvaro Rondán Rudzinsky (43)

La noticia fue publicada por FM Gente en base a fuentes de la justicia. El caso provocó conmoción en el año 2016.

La pareja responsable del asesinato pensó en fingir un secuestro y luego dijeron que fue un viaje al exterior de la víctima junto a una nueva pareja.

Pero en realidad Silvia Sanguinetti había sido descuartizada y enterrada adentro de una valija en una zona de médanos, a 200 metros de su casa en Bella Vista, departamento de Maldonado el 3 de enero de 2016.

Sanguinetti, de 66 años, era ciudadana peruana. Había dejado Lima para instalarse en el balneario uruguayo buscando paz y tranquilidad.

En la segunda quincena de diciembre de 2015, familiares de Sanguinetti se decidieron a contactar a la embajada uruguaya en Lima y radicaron denuncia que fue inmediatamente gestionada ante la Policía de Uruguay.

Las excusas de la hija no eran convincentes y por eso el 14 de enero Interpol la contactó por primera vez. Ante los investigadores primero Vanesa dijo que la víctima había viajado. Luego apuntó a una expareja, otro hombre con antecedentes penales. La Policía rápidamente descartó ambas hipótesis.

Llamó la atención que la extrema limpieza de la casa y que la hija se pusiera a pintar en medio de una situación como esa. También a frialdad y el desapego de Sauri ante la ausencia de Silvia.

Pronto los investigadores supieron que las discusiones entre Vanesa y su madre iban cada vez peor. El tema era el dinero. La hija retiraba sin permiso de la cuenta bancaria, entre otras cosas.

Vanesa había conocido a un pescador de Piriápolis, Álvaro Rondan. Juntos urdieron un plan para quedarse con la plata y la casa.

En principio pensaron en fingir secuestro y pedir 150.000 dólares de rescate. Pero el asesinato llevado a cabo por Vanesa obligó a cambiar los planes.

El 18 de enero, cuatro días después del primer contacto con la Policía, Rondan se presentó ante los investigadores y contó todo.

La condena entiende que ambos son coautores penalmente responsables de un delito de homicidio especialmente agravado y muy especialmente agravado.

Como están presos desde 2016, se les descontará de la pena.

Según FM Gente, la fiscalía pedía 30 años de condena para Vanessa, pero el juez otorgó 25.

Dejá tu comentario