Enfrentamiento al interior de la izquierda por aumento de salario

Las diferencias entre el gobierno y el gremio de la bebida por un ajuste superior a 10% provocó un duro choque interno entre políticos y sindicalistas del FA.

 

La decisión del gobierno de rechazar un aumento de salarios superior al 10% en el sector de la bebida y su propuesta de que el ajuste sea menor, cerca de la mitad, provocó sorpresa e indignación en el movimiento sindical, afín en su gran mayoría a la administración de izquierda.

Históricamente el Frente Amplio y el PIT-CNT lucharon y se movilizaron juntos por aumentos de salarios más allá de lo que las empresas estaban dispuestas a otorgar y de lo que el gobierno de turno ofrecía a los funcionarios públicos.

Ya en el gobierno, desde 2005, el Frente Amplio convocó a los Consejos de Salarios y el PIT-CNT celebró como propia la conquista. Desde ahí han marchado de la mano (con altibajos) conformando un doble frente de poder desde la izquierda: el político y el sindical.

La oposición ha cuestionado esa comunión considerando a las administraciones del Frente Amplio como gobiernos sindicalizados, con muchos ex gremialistas en puestos de poder.

Pero algo se rompió en las últimas horas desde que el gobierno consideró excesivo el aumento de salarios acordado días atrás entre el sindicato de la bebida y las empresas del sector.

El 10,16% de aumento en un convenio a tres años, con una inflación estimada de 7% anual es, para el gobierno, un exceso que puede llevar a otros sindicatos a reclamar un incremento de sueldos mayor al previsto por el Poder Ejecutivo. En ese escenario, dice el gobierno, las empresas trasladarían a los precios el mayor ajuste de salarios y con ello se dispararía la inflación: principal preocupación del gobierno.

Lo cierto es que el acuerdo en el sector de la bebida y el trancazo que impuso el gobierno, provocó un enfrentamiento al interior del binomio de izquierda en el poder: autoridades políticas y dirigentes sindicales.

INSULTOS. El líder del sindicato de la bebida, Richard Read (hombre cercano al vicepresidente Danilo Astori) insultó a los jerarcas del gobierno que anunciaron una propuesta menor de ajuste en la próxima reunión del Consejo de Salarios.

"El gobierno nos quiere rapiñar pero si confirmamos el acuerdo se la van a comer doblada", dijo Read en radio Uruguay este martes. "En el gobierno o son incapaces o tienen mierda en la cabeza", agregó.

"Yo soy de una época en que la izquierda festejaba los logros de los trabajadores. Se ve que entró en desuso", remató Read.

A su vez, el ministro de Trabajo, Eduardo Brenta, reclamó mayor "solidaridad" a algunos gremios (como el de la bebida, aunque no lo nombró) para beneficiar a los trabajadores que tienen "salarios muchísimo más bajos".

Los Ministerios de Trabajo y de Economía entienden que si el ajuste de salarios se generaliza más allá de lo que planteó el gobierno, habrá más inflación y se verán perjudicados los trabajadores con salarios inferiores.

La discusión puertas adentro de la izquierda y del Frente Amplio recién comienza. Un capítulo se verá en el Consejo de Salarios, otro en las discusiones entre dirigentes del gobierno y sindicalistas, todos del mismo color político: rojo, azul y blanco.

Dejá tu comentario