Nacional

Empresa de seguridad dio el primer paso por chalecos antibalas

Proseguir dotará a sus 350 guardias en Uruguay del elemento de protección. En los primeros cinco meses de 2011 hubo diez asaltos a financieras.

 La empresa de seguridad Prosegur, de capitales españoles, anunció que todos sus guardias armados en el sector bancario y financiero en Uruguay contarán antes del próximo fin de semana con chaleco antibalas para garantizar su seguridad.

La compañía señaló en un comunicado que esa iniciativa busca cumplir con las nuevas exigencias que estableció el Ministerio uruguayo del Interior a raíz de una oleada de asaltos a instituciones bancarias que se cobraron la vida de un vigilante el pasado mes de mayo.

Así, los 350 empleados de Prosegur que realizan trabajo de seguridad en bancos, financieras y empresas de préstamos contarán con chalecos blindados de origen israelí diseñados para detener balas de calibre 38.

"Con esta inversión apostamos a mejorar las condiciones de trabajo de nuestros empleados, buscando garantizar su seguridad y mejorar el servicio que ofrecemos al cliente", dijo el director general de Prosegur en Uruguay, Martín Matos.

A mediados de este año, una oleada de violentos asaltos a instituciones bancarias golpeó Uruguay, lo que obligó a algunos establecimientos a adoptar medidas extra de seguridad.

Hasta el mes de mayo diez establecimientos bancarios fueron víctimas de un asalto en Montevideo, una cifra inusitada en el país.

El Gobierno uruguayo, a través del Ministerio del Interior, responsabilizó a los bancos privados de la situación debido al incumplimiento de normas de seguridad básicas, como que los guardas de seguridad usen chaleco antibalas en todo momento y que siempre haya un mínimo de dos vigilantes en cada establecimiento.

Según datos de la compañía, fundada en 1976, Prosegur emplea a más de 100.000 personas y tiene presencia en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México, Paraguay, Perú y Uruguay en América Latina, además de España, Francia, Italia, Portugal y Rumanía.

EFE

Dejá tu comentario