El presidenciable argentino Alberto Fernández se aloja en la embajada uruguaya en Madrid

El embajador Francisco Bustillo lo invitó como "amigo" y señaló que fue algo acordado con cancillería

El candidato presiencial argentino Alberto Fernández, favorito a ganar las elecciones de octubre, se aloja en Madrid en la residencia del embajador uruguayo, Francisco Bustillo.

La invitación fue a instancias del diplomático, a sabiendas que el presidenciable argentino tiene una intensa agenda hasta el viernes.

Las sinuosas relaciones entre el gobierno uruguayo y el kirchnerismo a nivel comercial y diplomático no han impedido amistad entre sus líderes, mutuo respeto y simetría en algunas posiciones políticas.

Bustillo, diplomático de carrera, fue "delegado" de Tabaré Vázquez y atravesó el áspero conflicto por las pasteras del río Uruguay, hasta que lo reemplazó Guillermo Pomi, cuando asumió la presidente José "Pepe" Mujica. Estuvo entre 2005 y 2010.

Embed

En ese período Bustillo y Fernández se hicieron amigos. Por eso Bustillo se ofreció para acompañarlo a algunas de las actividades previstas en España.

A tal punto son amigos, que el líder argentino prefirió aceptar la invitación a hacer uso de la logística del jefe de misión de su país, Federico Ramón Puerta, justicialista como él, senador, diputado, gobernador y presidente de la República por dos días en la crisis institucional de 2001.

Bustillo dijo a El Observador que Fernández se queda en la residencia en su carácter de "amigo" y que todo fue en consulta con la cancillería y teniendo en cuenta el hecho de que Uruguay mantiene relaciones diplomáticas con el gobierno de Mauricio Macri.

1567457298304.jpeg
Embajador Bustillo recibe a Alberto Fernández y a su pareja en el aeropuerto de Barajas
Embajador Bustillo recibe a Alberto Fernández y a su pareja en el aeropuerto de Barajas

Alberto Fernández llegó a lunes al aeropuerto de Barajas y junto a su pareja Fabiola Yañez se instaló en la representación diplomática uruguaya.

Alberto y Fabiola permanecerán en la casona del barrio de Argüelles. Desde allí, el candidato siguió las novedades de la jornada económica en Buenos Aires.

Este martes, Fernández dictará su clase en un Master de Gestión Pública de la Universidad Camilo José Cela.

Por la noche, cenará con Rebeca Grynspan, titular de la Secretaria General Iberoamericana, entidad que nuclea a 22 países de América y Europa, y organiza las cumbres iberoamericanas.

El miércoles se reunirá -en una reunión privada, es decir sin protocolo diplomático- con Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno español y, aparte, tendrá un encuentro con José Luis Rodríguez Zapatero, ex mandatario del PSOE, de quien el peronista se declara amigo.

El viernes, en Lisboa, será la otra escala de musculatura política: Fernández se reunirá António Costa, un socialista portugués que armó gobierno en alianza con la izquierda convencional y desplegó una receta anti ajustes -casi anti FMI- que le dio, hasta acá, buenos resultados.

Tiene, además, una cita programada con el canciller español Josep Borrell, que en noviembre se convertirá en el Alto Comisionado para las Relaciones Exteriores de la Unión Europea, un asunto importante para los países del Mercosur.

UN CHILENO EN LA COMITIVA

La gira de Fernández en España y Portugal suma otra dosis de regionalismo sudamericano: uno de los que lo acompaña en la comitiva es Marco Enríquez Ominami, ex candidato presidencial chileno.

Hay, en la presencia del chileno, un rasgo extraño. Aunque se trata de una gira personal, sin protocolo, que en la comitiva incluya a un político opositor al actual gobierno de Chile podría, dicen en el mundo diplomático, generar "quejas" de La Moneda, donde manda Sebastián Piñera

Dejá tu comentario