Internacionales

El polémico primer mes de Trump y los poderes que le ponen un freno

En su primer mes como presidente de Estados Unidos probó en carne propia las limitaciones que tiene su cargo.

En su primer mes en el cargo, Donald Trump se encontró con que el gobierno no puede manejarse librado al antojo del presidente con la misma facilidad que un ejecutivo puede gestionar una empresa.

Los centros de poder rivales en los Tribunales, la burocracia y el Congreso pueden erigirse como obstáculos en cualquier momento.

En la última semana, mientras se enfrenta a persistentes preguntas sobre los vínculos de su campaña con Rusia, la presión política obligó a su asesor en seguridad nacional a renunciar, y a uno de sus nominados para el gabinete a retirarse.

A lo que se suma que las victorias legislativas le serán difíciles de conseguir, mientras los republicanos luchan por unirse detrás de medidas políticas y los demócratas forman un sólido bloque de oposición.

Pero gran parte de sus problemas se los provocó él mismo, comenzando con el lanzamiento apresurado de su decreto inmigratorio.

Trump empezó en Washington desencadenando una secuencia vertiginosa de decretos que reveló una determinación a ejercer su poder ejecutivo.

Sin embargo, la reacción no se hizo esperar, y pronto se activaron los controles al poder presidencial.

Trump se encontró muy pronto con el Poder Judicial cuando un Tribunal federal detuvo su polémico decreto que prohíbe la entrada al país a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana y debió elaborar una nueva norma.

 

Dejá tu comentario