Nacional

Declararon familiares y una amiga de la médica desaparecida

Al Juzgado fueron el esposo, el hijo, el hermano y una amiga de la ginecóloga. La Policía analiza las llamadas que hizo la mujer y su marido.

El esposo y el hermano de la ginecóloga desaparecida Milvana Salomone declararon este miércoles de mañana ante la jueza Dolores Sánchez en calidad de testigos. Ingresaron a la sede judicial minutos antes de las 10.00 junto al abogado de la familia, Jorge Barrera. 

Momentos más tarde también llegó a declarar el hijo de la mujer, de 13 años, y una amiga de esta.

Según pudo saber Subrayado, la Policía analiza las llamadas realizadas el domingo tanto desde el celular de la médica como de su esposo.

La ginecóloga desaparecida tiene 48 años. La última vez que se la vio fue el domingo en Florida, donde visitaba a sus padres.

A las 17 horas de ese día partió rumbo a Montevideo en su camioneta marca KIA, blanca. Tres horas después su vehículo fue encontrado envuelto en llamas en Sayago. Así lo informó este lunes Subrayado.

Vecinos de Recalde entre Oliveras y Aranguá llamaron a la Policía al ver cómo la camioneta era consumida por el fuego. En el interior del vehículo la Policía encontró pertenencias de la médica, entre ellas una tablet y dinero.

Este martes por la mañana la jueza Dolores Sánchez comandó una inspección minuciosa en la casa de Salomone, ubicada en Parque Batlle. Participaron policías de la Unidad de Hechos Complejos, en conjunto con la División de Información Táctica y Policía Científica.

Además, una semióloga intervino en los interrogatorios que se le realizaron a familiares de la mujer y personas de su entorno. También se realizaron pericias con luminol en busca de restos de sangre, pero no hubo resultados positivos.

De forma simultánea a la inspección en el hogar de la médica, policías con perros llevaban a cabo un rastrillaje en zonas descampadas del Cerro, sin resultados positivos.

 

FOTO: De izquierda a derecha: el esposo de la médica, el hermano de ella y el abogado de la familia, Jorge Barrera.

Dejá tu comentario