Fútbol InternacionalMundial 2018

Debut de Brasil y de la actual campeona Alemania en el centro de la agenda mundialista

Costa Rica se enfrenta a Serbia a las 9 horas, Alemania jugará con México, a partir de las 12 y Brasil lo hará con Suiza a las 15.

Este domingo 17 se disputarán tres partidos por la Copa mundial Rusia 2018.

Costa Rica se enfrenta a Serbia en Samara, a las 9 horas. Alemania jugará con México, a partir de las 12 horas, mientras que Brasil lo hará con Suiza a las 15 en Rostov.

Costa Rica inicia contra Serbia la repetición del sueño de 2014

Flamante cuartofinalista en Brasil-2014, la selección de Costa Rica iniciará el domingo su andadura en el Mundial de Rusia con un partido ante Serbia que se antoja ya que puede ser definitivo para definición del grupo E, que completan Brasil y Suiza.

A diferencia de hace cuatro años, los Ticos no necesitarán dejar en el camino a dos campeones del mundo como en Brasil (Inglaterra e Italia), pero los hombres entrenados por Óscar Ramírez deberán probar que mantienen el nivel de entonces.

"Obviamente se habla mucho de Brasil-2014, pero esto es una historia nueva. Hay algunos que repetimos, pero para otros compañeros es su primer Mundial. Sabemos que tenemos un compromiso con nuestro país porque lo representamos y mañana daremos lo mejor", explicó este sábado en conferencia de prensa el defensa Giancarlo González.

Con Brasil como gran favorita de la llave, parece que los centroamericanos tendrán que jugarse el pase a octavos contra Serbia y Suiza, dos selecciones a priori menos potentes que ingleses e italianos hace cuatro años, pero con suficiente oficio y experiencia como para disputarle la clasificación a Costa Rica.

Pero para el técnico tico Óscar Ramírez, "los favoritos son Brasil y Suiza". "Por su historia, Brasil tiene siempre ese cartel. Suiza es una selección importante por su funcionamiento y por ránking actual (6º) también es candidata. Serbia y nosotros estamos en un nivel parejo y también de clasificación (FIFA), por lo que puede existir un espacio" con respecto a los favoritos.

Por ello, el encuentro de este domingo, a pesar de ser la primera jornada, puede resultar decisivo en el devenir de unos y otros.

"El partido contra Costa Rica será el más importante en la historia de la nación después de mucho tiempo. Decidirá el rumbo en esta Copa del Mundo y cómo afrontaremos nuestro partido contra Suiza", en la segunda jornada, admitió este sábado en la conferencia de prensa oficial el capitán balcánico Alexandar Kolarov.

"El partido de mañana (domingo) es fundamental", coincidió el costarricense Giancarlo González.

Los serbios no se fían de los últimos malos resultados de los caribeños, que perdieron contra Inglaterra (2-0) y Bélgica (4-1) sus dos últimos partidos de preparación.

Su técnico, el inexperimentado Mladen Krstajic (que nunca había dirigido a un equipo profesional antes de sustituir a Slavo Muslin el pasado octubre, no se deja "engañar" por estas derrotas: "Son un equipo muy fuerte, pero conocemos sus debilidades y sabemos exactamente lo que tenemos que hacer" para ganar, explicó en conferencia de prensa este sábado en el Estadio de Samara.

El Tri y la posibilidad de cambiar de dimensión derrumbando a Alemania

Recién nombrado flamante organizador del Mundial 2026 -junto a Estados Unidos y Canadá-, México tiene la posibilidad de situar su estatus deportivo a la altura de su prestigio como anfitrión, el domingo (15h00 GMT) en el estadio Luzhniki de Moscú ante Alemania, que inicia la defensa de su título planetario.

Un triunfo ante la Mannschaft sería el colofón perfecto a una semana en la que México confirmó su condición de país mundialista por excelencia.

La FIFA votó el miércoles que la candidatura conjunta norteamericana organizará la edición de 2026, convirtiéndose así México en el primer país que recibe el torneo en tres ocasiones, tras los históricos 1970 y 1986, escenarios de las obras maestras de Pelé y Diego Maradona.

- Primera victoria -

Pero al prestigio como anfitrión le falta añadir una actuación deportiva a la misma altura. O lo que es lo mismo, superar la maldición del quinto partido: alcanzar por primera vez los cuartos de final en un Mundial jugado fuera de casa.

Desde 1994 son seis octavos perdidos de manera consecutiva para el cuadro norteamericano.

En la periferia noreste de Moscú, en un idílico paisaje de verdes colinas, parece que el equipo dirigido por Juan Carlos Osorio ha cerrado por fin la herida que se abrió cuando los jugadores decidieron organizar una fiesta para celebrar el 30º cumpleaños de Chicharito Hernández.

La celebración en la capital mexicana hizo correr ríos de rumores hasta que una semana después el delantero dio una explicación de lo sucedido.

Las aguas volvieron a su cauce, pero en el campo espera el gigante alemán, un combinado que se asemeja más a un club que a una selección, con la mayor parte de sus jugadores cocinados con mimo en las categorías inferiores y un técnico, Joachim Löw, que ya suma 12 años en el cargo.

Además México nunca ha vencido a Alemania en un partido oficial en sus seis duelos, el último hace un año en semifinales de la Confederaciones, cuando un combinado germano 'B' goleó 4-1.

Como ya ocurrió hace un año, Löw no escatima elogios hacia el Tri: "Es un equipo impresionante, su estilo de juego es muy dinámico, todos los jugadores están involucrados en la recuperación y en ataque buscan profundizar constantemente".

Osorio, por su parte, desveló este sábado que una de las claves será que sus futbolistas se aíslen del escenario: "La ilusión de ganar es mayor que el respeto a Alemania, esta ha sido la frase de la semana, hay que jugar por el amor a ganar y no con el temor a perder. Creo en las condiciones de este grupo.

- 'Chucky' y Vela ante Neuer -

Criticado por no haber repetido una alineación en sus casi 50 partidos al frente del equipo, todo indica que el colombiano apostará por Chicharito como referencia en ataque, acompañado por 'Chucky' Lozano y Carlos Vela, que llegan al torneo en un gran momento.

Enfrente se encontrarán con el capitán germano, el arquero Manuel Neuer, recuperado para el Mundial después de vivir prácticamente un año en blanco con el Bayern Múnich.

Recordar los resultados de la Mannschaft en los últimos meses podría alimentar la esperanza mexicana, con una única victoria en seis partidos, frente a Arabia Saudí (2-1), además de tres empates y dos derrotas.

Pero llega el Mundial y pocos dudan que el gigante estará a la altura. Basta recordar su currículum: Llegó ocho veces a la final del Mundial en las dieciséis últimas ediciones, desde 1954, y luce en su equipaje cuatro estrellas mundiales.

La hora de la verdad para Brasil: la revancha comienza contra Suiza

Llevan 1.441 días esperando. Desde que Brasil cayó fulminada ante Alemania en Belo Horizonte sumiéndose en un infierno del que tardó dos años en salir.

Pero la Seleçao está de vuelta en un Mundial y el domingo arrancará ante Suiza la lucha por conquistar lo que perdió en casa: el orgullo y su sexta Copa.

El tiempo se congelará para la 'canarinha' cuando caiga la noche en Rostov del Don. Para ellos y para todo un país que promete pararse cuando sean allí las tres de la tarde.

Dicen los sondeos que este Brasil entretenido por la tecnología y decepcionado por la crisis ya no vive el fútbol como antes, pero lo del domingo es asunto mayor.

La 'canarinha' de la esperanza de Tite, la que revivió de una depresión sin precedentes y llegó antes que nadie a Rusia con 17 victorias y solo una derrota en 21 partidos, debuta en el Mundial.

Lo hará además con su estrella Neymar casi recuperada, después de los tres meses de baja por una lesión en el pie que le hizo temer lo peor. Pero el jugador más caro del mundo siempre tuvo claro que su prioridad estaba en Rusia, y tras conocer el diagnóstico, se marchó a Brasil para ponerse en manos del médico de la Seleçao, dejando a sus jefes plantados en París.

Una decisión polémica que parece haberle salido bien porque ha vuelto como un rayo, aunque todavía le falte rodaje. Ya en su primer contacto en el amistoso contra Croacia, donde solo salió en el descanso, marcó un primer golazo y, una semana después ante Austria, dejó al portero sentado para coronar con otro su vuelta como titular.

El reencuentro con el balón le ha cambiado a la cara a 'Ney', que desde su llegada a Rusia está exultante. Alegre, no dudó en bailotear al son de las canciones folclóricas con las que les recibieron en Sochi o en dirigir la broma que acabó con su amigo Coutinho barnizado en harina para celebrar su cumpleaños."Neymar no está todavía al 100%, pero es alguien muy privilegiado físicamente", afirmó Tite ya desde Rostov.

"Sus índices de sprint en velocidad máxima son impresionantes. Pero no está todavía en su plenitud, ojalá lo esté muy pronto. Ya está en un proceso muy evolucionado y suficientemente bueno para hacer un gran partido", añadió.

- Contra los fantasmas -

El Mundial no va a ser fácil. La reacción ante los traumas es imprevisible y este Brasil que ha llegado a Rusia cubierto de halagos tendrá que sortear una presión aguda.

La misma que le quebró hace cuatro años, cuando muchos dieron por ganada en casa una Copa que nunca llegó.Por ello, tanto Tite como los jugadores se han esforzado en pedir cautela ante un camino complicado que arranca frente a la misma Suiza que le dio un susto de muerte a la favoritísima España en 2010, ganándole en el primer partido en Sudáfrica.

La 'Roja' se repuso y acabó levantando el trofeo un mes después en Johannesburgo, pero en la 'canarinha' no quieren sustos.

"Tenemos un equipo fuerte, competitivo, con calidad técnica individual con estilo de juego consolidado. (Somos) Uno de los postulantes al título", valoró Tite.

A favor, el seleccionador cuenta con un plantel con la motivación disparada y un once cerrado para el estreno que nadie discute. Para perforar la férrea defensa que espera de los europeos, parece que optará por el cuarteto ofensivo formado por Coutinho, Willian, Neymar y Gabriel Jesús, secundados por las infiltraciones de Paulinho y sujetos por Casemiro en la medular, y el veterano Marcelo como capitán.

- Sin miedo -

Pese a todo, los suizos, que disputan su cuarto Mundial consecutivo con el objetivo de superar su marca en 2014, donde cayeron en octavos ante Argentina, no se sienten deslumbrados ante tanta estrella. "No estamos aquí para jugar como Brasil, sino para ganar", afirmó su técnico, Vladimir Petkovic, este sábado.

"Comencé a estudiarles y son un equipo excelente, evolucionaron mucho desde 2014, juegan con un estilo más europeo", reconoció sin embargo.

Para poner en aprietos a la pentacampeona del mundo, la 'Nati' cuenta con la calidad del talentoso centrocampista del Arsenal Granit Xhaka o la creatividad de Xherdan Shaqiri.

Con ellos, pelearán a muerte un partido que podría abrirles el camino hacia el ansiado pase a octavos, que todo apunta que lucharán hasta el final con Costa Rica, que debutará poco antes ante Serbia.

El encuentro comenzará a las 21H00 locales (18H00 GMT) en el Rostov Arena y estará dirigido por el juez mexicano César Ramos, asistido por sus compatriotas Marvin Torrentera y Miguel Hernández.

Fuente: AFP

Dejá tu comentario