AFP

Consejo de Seguridad de ONU pide "liberación inmediata" de barco emiratí en Yemen

El Consejo de Seguridad de la ONU reclamó este viernes en una declaración adoptada por unanimidad "la liberación inmediata del barco" emiratí capturado a comienzos de enero por los rebeldes hutíes frente a las costas de Yemen, según fuentes diplomáticas.

El Consejo de Seguridad de la ONU reclamó este viernes en una declaración adoptada por unanimidad "la liberación inmediata del barco" emiratí capturado a comienzos de enero por los rebeldes hutíes frente a las costas de Yemen, según fuentes diplomáticas.

Redactada por Reino Unido bajo presión de Emiratos Árabes Unidos, miembro no permanente del Consejo de Seguridad desde el 1 de enero, la declaración obtenida por la AFP "condena" la captura del navío "Rwabee", frente a la costa del puerto de Hodeida, en el oeste de ese país desvastado por la guerra.

Los 15 miembros del Consejo llaman a "todas las partes a resolver rápidamente" el asunto y destacan "la importancia de la libertad de navegación en el golfo de Adén y el mar Rojo, conforme el derecho internacional", dice la declaración.

El Consejo exhorta a "todas las partes a desactivar la situación en Yemen y a cooperar de manera constructiva con el enviado especial de Naciones Unidas para retomar las conversaciones políticas inclusivas", indica también el texto.

Tras la captura del barco, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos han denunciado un acto de "piratería" contra un navío civil. Estos dos países intervienen militarmente en Yemen desde 2015 para apoyar a las fuerzas progubernamentales contra los hutíes, insurgentes próximos a Irán.

Los hutíes afirmaron que se trata de un barco que transporta "material militar", mientras que los sauditas mencionan que contiene equipos destinados a la construcción de un hospital en el archipiélago yemení de Socotra, controlado por separatistas del sur de Yemen cercanos a los Emiratos.

En una carta reciente a la ONU, los Emiratos afirmaron que la tripulación del barco consta de 11 miembros, entre ellos siete indios, y también ciudadanos de Etiopía, Indonesia, Birmania y Filipinas.

La ONU intenta sin éxito poner fin a la guerra en Yemen, que causó hasta ahora la muerte de 377.000 personas, en su gran mayoría víctimas de las consecuencias indirectas de los combates, como el hambre, las enfermedades y falta de agua potable.

prh/vgr/lda/llu

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario