Comenzó debate en Diputados sobre venta legal de marihuana

El diputado del Frente Amplio Sebastián Sabini dio detalles sobre el proyecto. Darío Pérez se encuentra en sala; su voto pone en duda la aprobación del texto.

 

Comenzó el debate en la Cámara de Diputados sobre el proyecto de ley que libera la venta de marihuana bajo control estatal. El miembro informante, Sebastián Sabini, dio detalles del texto que se votará. En sala se encuentra el diputado Darío Pérez, cuyo voto aún está en duda y pone en peligro la aprobación del proyecto.

Todos los partidos auguran un largo y áspero debate en Cámara, por lo que la votación se podría concretar entrada la tarde o incluso en horas de la noche.

Para aprobar el proyecto el oficialismo necesita de todos sus diputados porque la oposición ya anunció que no levantará ni una mano.

Los 50 diputados del Frente Amplio tienen que estar en sala y acompañar el proyecto de ley con su voto. No puede faltar ninguno (son 50 en 99). Y hasta último momento se mantiene la expectativa por lo que hará el diputado Darío Pérez de Maldonado.

Desde que se discute el proyecto en la interna del oficialismo Pérez planteó reparos y dudas sobre la pertinencia de liberar la venta de marihuana.

A comienzos de julio Pérez se reunió con el resto de los diputados del FA y pidió más tiempo para “reflexionar” sobre el proyecto. Ahí se fijó la sesión en Diputados para este 31 de julio.

Pero desde aquella reunión hace más de 20 días, hasta la noche de este martes 30, Pérez no dijo nada acerca de si votará o no el proyecto.

El diputado Roque Arregui, coordinador de la bancada oficialista, dijo a Subrayado este martes sobre la hora 22 que no había recibido llamada alguna de Pérez. Arregui reiteró lo que dijo durante los últimos días: “acordamos votar este miércoles, Pérez nunca dijo que no votaría, hizo aportes que fueron introducidos en el proyecto, y su sector, la Liga Federal Frenteamplista, se pronunció a favor del proyecto”.

En definitiva, en las próximas horas se sabrá qué dice y qué hace finalmente el Darío Pérez, si vota, si hace entrar a un suplente, o se queda, vota en contra y hace naufragar el proyecto de su gobierno.

Esto último nadie en el Frente Amplio lo considera como una opción posible. Todos confían por lo bajo, en reserva, que Pérez va a votar pese a sus dudas, y aunque no lo dicen públicamente, más de un legislador del oficialismo tiene la certeza de que estarán los 50 votos. Esto en base a alguna conversación privada con Pérez que no han querido hacer trascender para no complicar aún más la situación.

En principio blancos, colorados e independientes votarán en contra la ley, aunque hay diputados que están a favor de liberar la venta bajo regulación del Estado.

Así lo explicitó, por ejemplo, el colorado Anibal Gloodtofsky, pero su sector, Vamos Uruguay, de Pedro Bordaberry, decidió votar en contra.

También hay diputados blancos como José Carlos Cardoso que hablaron a favor del proyecto, o Luis Lacalle Pou, que hace años presentó un proyecto (el primero) para legalizar el autocultivo de cannabis, algo que esta ley también habilita.

PROYECTO. La ley regula la venta de marihuana en farmacias bajo control del Estado. Uno o varios privados plantarán el cannabis y será el Estado el que lo distribuya.

Estarán habilitados los clubes de cultivadores y en cada hogar se podrá tener hasta seis plantas para consumo personal.

Por mes cada persona podrá consumir hasta 40 gramos de marihuana, lo que algunos expertos consideran que alcanza para dos o más “porros” por día.

Habrá un registro de consumidores reservado con el que las autoridades esperan saber si alguien consume más de lo permitido. En ese caso habrá programas para adictos en salud pública.

También habrá campañas publicitarias para desalentar el consumo y materias en las escuelas y liceos para explicar los perjuicios de la marihuana.

El objetivo del gobierno es reducir o terminar con el mercado negro y evitar que los consumidores tengan que ir a una boca de venta de droga para conseguir marihuana, lugares donde además le pueden ofrecer otras drogas como pasta base, argumenta el oficialismo. 

Dejá tu comentario