Nacional

Caos en Pluna: vuelos demorados e inversores negocian retiro

El gremio decidió tomar medidas y convocar a una asamblea ante el anuncio de la casi segura salida de LeadGate y Jazz. La deuda de la empresa supera los US$ 260 millones

 

Desde las 9 de la mañana, los viajeros de Pluna verán demorados sus vuelos a raíz de medidas gremiales que están relacionadas con los problemas de la empresa que podrían derivar en el retiro  del proyecto de los inversores privados LeadGate y Jazz.

Los vuelos anteriores a esa hora fueron despachados, pero a partir de ahora no partirán puntualmente otros servicios a Buenos aires, San Pablo y Curitiba, informan fuentes gremiales a Subrayado.

A las 11 horas, la mesa directiva del sindicato convoca a una asamblea para definir nuevas medidas y evaluar la situación.

Pluna vive por estas horas una intensa crisis derivada de las deudas que la empresa mantiene con proveedores privados. Se estima que la deuda alcanza a 260 millones de dólares -a dos bancos canadienses- por la compra de 13 aviones Bombardier. Los primeros siete se adquirieron con garantía estatal.

El gobierno y los empresarios privados -que poseen 75% del paquete accionario- negocian una capitalización de la compañía de bandera uruguaya. Se estima que se necesitan unos 30 millones de dólares.

La canadiense Jazz y LeadGate conforman la empresa Sociedad Aeronáutica Oriental. En 2007 ingresaron con un capital de 15 millones de dólares.

Pero ahora Jazz no está interesada en seguir en el negocio, según informa hoy El Observador. Tiene el mismo porcentaje que el Estado: 25%. Esto sería decisivo para el futuro de las conversaciones entre el Estado y los privados.

Los principales inversores son el argentino-cubano Jorge Pérez y el estadounidense Michael Marks. Al mismo tiempo, los administradores y cabezas visibles del proyecto son Matías Campiani (foto), Sebastián Hirsch y Arturo Álvarez Demalde.

Si se retirarán del negocio, el Estado no debería entregar remuneración alguna de los empresarios.

La crisis se desató a partir de los reclamos de Ancap por una deuda de combustible de 6 millones de dólares que se arrastraba desde febrero último.

Dejá tu comentario