REINA

    Aymée Nuviola y el intercambio de aretes con Celia Cruz que marcó su vida

    La heredera de Celia Cruz se presenta este sábado en el Teatro de Verano. Una infancia feliz, libros, piano y karaoke en hoteles: el camino del éxito.

    Por María Fernanda Souza @
    13 de octubre de 2017, 19:18hs

    La actriz y cantante cubana que le da vida a Celia Cruz en la telenovela transmitida por Canal 10, Aymée Nuviola, pasó varios días en Uruguay.

    Con un andar gatuno y una actitud que deja patitieso hasta al más sobrio, Aymée entró en el lobby del Radisson, donde conversó con Subrayado sobre su vida.

    Sabe que en Uruguay la conocemos por Celia, y de hecho son muchas las similitudes que tiene con la Reina de la Salsa.

    Nació en Cuba, y allí vivió junto a su hermana y su mamá, que era profesora de piano, y a la que le dedicó uno de sus discos. Aymée es Cuba, respira Cuba, y sus relatos con su “voz de trueno”, como le decían de niña, transportan a su auditorio a las calles de La Habana.

    Aymée siempre supo que viviría de la música y fuera de Cuba, y así se lo decía a su madre desde niña, para su consternación.

    Tiene un don para el piano, y se lo tomaba como un juego durante las clases que daba su madre. Así, Aymée tocó por motu proprio una canción cubana a los 3 años.

    Su madre se dio cuenta que tenía talento, y decidió mandarla con una profesora de música que la disciplinara.

    Aymée recuerda con una sonrisa que eso “no resultó muy bien”. Inventó que no veía bien, y que por eso no podía tocar lo que la profesora de piano le indicaba en la partitura.

    Es que para la niña cubana, tocar el piano era un juego, y no entendía por qué tenía que tocar exactamente la misma nota que la profesora le marcaba.

    Así fue que tras consultar con varios oftalmólogos y oculistas, y constatar que su hija no tenía ningún problema de vista, la mamá de Aymée montó una escena para descubrir la treta.

    “Mi mamá una noche se me acercó y me dijo: 'mañana te van a dilatar las pupilas'. ¿Y eso qué cosa? Y me dijo: 'tranquila que es una agujita que te meten por un ojo y te sacan por el otro, pero no te va a doler'”. Hasta ese día no veía”, cuenta Aymée entre risas. Inmediatamente tomó un diario y comenzó a leer.

    Ahí la madre se dio cuenta de que ella no quería estudiar con esa profesora, y dejó de ir a clase de piano hasta los 7 años, cuando se anotó en la escuela de arte, donde estudió piano clásico.

    (Si no puede ver el video, cliquee aquí)

    LIBROS. Aymée habla de libros y de leer durante toda la entrevista. Cuando era niña y adolescente leía a Agatha Christie, y a autores rusos, que era fácil conseguir en Cuba.

    Fue tal su enamoramiento con la autora inglesa, que ella misma se dedicó un libro. Escribió “Para Aymée, con amor, Agatha Christie”.

    Su mamá les regalaba muchos libros a ambas hermanas, y ellas apilaban los libros que le había regalado a una y a otra, y si alguna de las dos era más alta, se los sacaban entre ellas.

    SALIDA DE CUBA. Su cumpleaños de 15 la encontró participando de un concurso de música, del tipo de American Idol, junto a su hermana de 16 años. Habían perdido otro antes, y temían correr la misma suerte.

    Esta vez ganaron, y con la banda tuvieron ofertas para tocar fuera de Cuba. Esto la llevó a España, Hungría, Argentina, México y Costa Rica, entre otros países.

    Cuando su hermana quedó embarazada, el dúo se separó.

    Aymée siguió su camino, tocando y cantando por el mundo.

    En México cantó en hoteles junto a su banda, y comprendió que fuera de Cuba era preferible tocar un repertorio que no fuera original, sino que ya fuera conocido por el público.

    Así fue que empezó a hacer covers a medida del público, que según la temporada era mexicano o estadounidense.

    Así fue que la comparaban con Celia Cruz pero también con Janis Joplin, Nina Simone, y otras. Allí comenzó a temer por su identidad y su esencia, y esto fue fundamental para que se definiera a hacer una inversión y comenzara a grabar con su banda.

    ENCUENTRO CON CELIA. Aymée dice con total honestidad que no fue amiga de Celia Cruz ni nada por el estilo, pero sí se la encontró, dos veces.

    La primera vez fue en el casamiento de Willy Colón. Jonny Ventura las quería presentar, pero a Aymée le daba vergüenza porque le habían dicho que Celia no quería a los cubanos que vivían en la isla.

    Rápidamente supo que eso era un rumor falso.

    Cuando se cruzó con Celia, “ella se quitó sus aretes, no sé por qué razón, y me los dió. A mí me dio mucha vergüenza y yo me quité los míos y se los dí. Siempre digo, con una diferencia de precio pero con la misma intención”.

    “Pude notar que ella era una mujer muy cariñosa, muy realista, muy natural. Muy cubana con su amor por la gente. (… ) Me da mucha alegría que haya podido aunque sea saludarla y eso”, dice Aymée, y agrega “cuando uno tiene la posibilidad de conocer a una persona que tiene el nivel musical que tuvo ella, y que ha significado tanto para la cultura latina es un privilegio. Es un privilegio mucho más si no te decepciona como ser humano”. Esto último le cabe a la misma Aymée como anillo al dedo, que por cierto es el nombre de su último disco.

    TELENOVELA. Aymée es muy cristiana, y cuando cuenta sus aventuras casi siempre agrega que es lo que Dios tenía pensado para ella.

    El día de su cumpleaños la encontró trabajando en Cartagena, y su esposo -que también es su representante- la invitó a cenar a un restaurante.

    La comida era mala, y salieron de allí “como bala por tronera”, en palabras de Aymée. Así fue que llegaron a un lugar que no conocían, que se llamaba “El Sitio”.

    Había una banda tocando en vivo, y a ella se le antojó entrar a tomar un trago allí.

    La invitaron a cantar junto a ellos, y cantó “El Ratón” de Cheo Feliciano.

    El dueño del lugar fue a hablar con ella, y le dijo que alguien quería conocerla. Era Fernando Gaitán, el director de “Betty La Fea”.

    Al comienzo no estaba muy convencida, pero su esposo la impulsó a tomar la oportunidad. “Dios lo tenía para mí”, dice Aymée, y el resto ya lo conocemos.

    Aymée se presenta este sábado en el Teatro de Verano, junto a Gilberto Santa Rosa.

    Dejá tu comentario