InternacionalesVladimir Putin | Reino Unido | Mundial 2018

Australia se suma a los más de 15 países que expulsan a diplomáticos rusos

La decisión responde al envenenamiento de exespía ruso y su hija en suelo británico. El gobierno de Putin sigue negando la responsabilidad del ataque.

Australia se suma a la lista de países que anunciaron la expulsión de diplomáticos ruso en el marco de la respuesta coordinada de los países occidentales al envenenamiento de un exespía ruso en Reino Unido, conocido como "el caso Skripal".

"Esta decisión refleja la naturaleza estremecedora del ataque, la primera utilización ofensiva de armas químicas en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, con una sustancia letal en una zona habitada, poniendo en peligro a un número desconocido de personas", afirmó el primer ministro, Malcolm Turnbull, este martes.

Estados Unidos había anunciado este lunes la expulsión de 60 diplomáticos rusos acusados de espionaje y el cierre del Consulado de Rusia en Seattle.

En una nota oficial, la Casa Blanca informó que la acción fue adoptada "en conjunto con nuestros aliados de la OTAN". Este mismo lunes, 14 países de la Unión Europea también expulsaron funcionarios rusos.

Alemania, Francia y Polonia expulsaron hasta ahora cada uno a cuatro diplomáticos rusos; la República Checa y Lituania a tres: Italia, Dinamarca y Holanda a dos, y Letonia a uno.

Un funcionario de la Casa Blanca dijo a la prensa que aún quedarán unos 40 "oficiales de inteligencia" de Rusia en el país, pero que la capacidad de Moscú de conseguir información quedará "significativamente" afectada.

En la nota oficial, la Casa Blanca aseguró que Washington está dispuesto a cooperar con Moscú para construir mejores relaciones, pero señaló que ello sólo será posible "con un cambio de actitud del gobierno de Rusia".

Se trata de una reacción en bloque al ataque químico contra el exagente doble Sergei Skripal, ocurrido a inicios de marzo en Salisbury, Reino Unido, en un atentado que el gobierno británico atribuye a Rusia.

Washington tardó varios días para adoptar una posición con relación a ese incidente pero finalmente se alineó firmemente con Londres en la condena a Rusia por el ataque.

El gobierno del presidente Vladimir Putin ha rechazado desde hace dos semanas estas acusaciones.

Dejá tu comentario