Policiales

Un hombre violó a su pareja dos veces y la justicia le dio libertad vigilada

Ya habían tenido problemas y denuncias de agresión. Volvieron a discutir y el hombre la sometió contra su voluntad.

Ocurrió en noviembre del año pasado, pero la investigación concluyó este fin de semana, cuando el autor de las violaciones aceptó haber abusado sexualmente de su pareja, en dos ocasiones.

La investigación llevada a cabo por la Fiscalía de Delitos Sexuales de Primer Turno dejó en evidencia lo que ocurrió en la noche del 3 de noviembre del año pasado, en una vivienda del barrio Parque Rodó.

La pareja, que ya había tenido problemas de violencia, incluso prohibición de acercamiento de él a ella, siguió viéndose durante los siguientes meses.

Una vez en la casa del ahora imputado, ambos se dispusieron a cenar, cuando en un momento comenzaron a discutir por temas de política. Ella optó por dejar la mesa e irse a dormir.

El hombre, al cabo de algunos minutos, ingresó a la habitación y comenzó a gritar hasta que la mujer optó por dejar la casa.

Ahí fue cuando él cerró la puerta con llave, ingresó a la habitación, le tiró las prendas de vestir al piso y le arrancó la ropa. Luego la agredió y violó.

El hombre, que mantenía retenida a su pareja en la casa, volvió a atacarla sexualmente durante la madrugada, además de que la golpeó en la cabeza y la siguió insultando.

Finalmente la mujer logró salir de la casa diciendo que era el cumpleaños de su madre y que en su domicilio la estaban esperando.

La víctima fue directamente a la Seccional policial más cercana y denunció lo ocurrido, que fue constatado por un médico de guardia en un centro de salud, y a los pocos días, por un médico forense que diagnosticó lesiones en la vagina y en varios puntos del cuerpo.

Una vez formalizado el autor del hecho, con todas las pruebas y declaraciones presentadas por la defensa de la mujer, la Justicia le decretó tres años y tres meses de libertad vigilada, bajo el seguimiento de la Oficina de Supervisión y Libertad Asistida, prohibición de acercamiento en un radio de 500 metros, asistencia una vez por semana a la Seccional policial de su barrio, y un tratamiento psicológico.

Dejá tu comentario