Subrayado en el arroyo Pantanoso, el más contaminado de la ciudad

Décadas de descuido, mugre, contaminación, vertidos industriales, pero también familias enteras viviendo a metros del agua. Mirá el informe.

 

Podría ser un espacio turístico, de recreación o de deportes, pero no. El arroyo Pantanoso, que da la bienvenida a Montevideo, es símbolo de décadas de descuido del medio ambiente y de la preservación de fauna y flora.

“La recuperación tiene que se integral”, dijo a Subrayado Gabriel Otero, alcalde del Municipio A, y enfatizó en la importancia de solucionar los problemas que se generan en los asentamientos que están a la vera del arroyo. “La vera del arroyo pantanoso no es para nada habitable”, agregó.

El arroyo Pantanoso, con 15 kilómetros de longitud y una cuenca de 70 kilómetros cuadrados, nace en Cuchilla Pereira y tiene un recorrido altamente urbanizado, que culmina en la Bahía de Montevideo.

En su trayecto, el arroyo recibe aportes de aguas residuales domésticas e industriales provenientes de curtiembres, hidrocarburos, grasería y otras. Además, el curso sufre una continua presión de vertimientos de residuos sólidos que provienen de la clasificación informal, así como de descargas de efluentes de zonas sin saneamiento.

Jorge vive hace 30 años en el Cerro, sobre el arroyo Pantanoso. Este pescador, uno de los tantos acostumbrados al paisaje y la situación que se arrastra desde hace décadas, fue quien condujo a Subrayado pro el arroyo.

INFORMES POCO ALENTADORES. Los informes químicos del último año a los que accedió Subrayado no son para nada alentadores.

En 2011 el laboratorio de la Intendencia de Montevideo, que realiza cuatro monitoreos anuales, constató un deterioro notorio y severo de la calidad del agua. Hay valores que exceden ampliamente el permitido respecto a coliformes fecales y ninguno de los valores de oxígeno disuelto cumplió la normativa vigente.

En el Pantanoso hay de todo, excepto peces. Y los pocos que aparecen, en algunos momentos del año, son incomibles.

El arroyo Miguelete y la recuperación de su cuenca es un ejemplo de que los programas y los proyectos ejecutados pueden revertir el acostumbramiento de que todo se vea y huela mal. Para el Pantanoso, hay también una iniciativa y comienza a verse interés.

Dejá tu comentario