Nacional

"Que tu muerte no quede en vano", el mensaje en sepelio del cabo asesinado

Tensión y tristeza se vivió en el sepelio del policía Wilson Coronel. Su pareja no quiso recibir la bandera que acompañaba el féretro.

"Así es la vida cabo, en un instante nos la sacan. Así de fuerte como el vacío que dejas en tus compañeros y familiares. Pero te fuiste como lo que eras, valiente y aguerrido, intentando defender a los demás, aún con el sacrificio de tu propia vida", fue el mensaje de los compañeros del policía asesinado durante el sepelio esta mañana.

Wilson Coronel tenía 43 años y dos hijos. Hacía solo 10 días que trabajaba como agente de seguridad fuera de su trabajo cuando fue ultimado por un delincuente con un balazo en la cabeza.

El funcionario policial no fue sepultado con honores -como suele ocurrir cuando un agente es asesinado- porque estaba trabajando en un régimen que el Ministerio del Interior considera ilegal. El sepelio se llevó a cabo desde la hora 11 en La Paz.

Coronel trabajaba  en el Grupo de reserva Táctica de 1° turno. Era padre de dos hijos. Su viuda se mostró desconsolada en las redes sociales. "Se va un ser humano y vuelve una puta mochila", expresó.

Había comenzado a trabajar en el restaurante Amauri diez días antes de la tragedia. En la noche del domingo, había festejado su cumpleaños y luego había ido a cumplir sus funciones para hacer un dinero extra.

Según trascendió, un tiempo atrás había perdido a un amigo -también policía- en circunstancias similares.

Sobre la medianoche fue ejecutado de un disparo en la cabeza. El rapiñero vio que Coronel empuñaba su arma.

Lo que cuestiona el Ministerio del interior es que se haga trabajo de seguridad por fuera del horario policial. Es lo que en la jerga se llamaba tradicional el servicio 223, casi una paráfrasis del servicio 222 que se contrataba con la Policía por parte de privados.

Eduardo Bonomi fue el principal impulsor del fin del servicio 222 (que generó problemas administrativos y casos de corrupción variados) y a partir de allí se considera una falta grave trabajar por la cuenta, es decir hacer el servicio 223.

El subsecretario Jorge Vázquez dijo que hay que analizar la responsabilidad del policía que comete la ilegalidad pero también de quienes le dan un empleo de seguridad encubierto. Explicó en ese sentido que se los contrata como reponedores de góndolas pero en realidad cumplen funciones de policías en el sector privado.

El argumento esgrimido desde el gobierno es que los sueldos policiales se han visto aumentados en forma significativa en los últimos diez años. El aumento del salario nominal del personal del Ministerio del Interior pasó de 4.500 pesos a 30.000 entre 2005 y 2015, según el gobierno

El asesinato de Coronel generó una nueva polémica entre el ministerio y el sindicato policial. La ausencia del Estado en esta tragedia. gener´ó la condena de la dirigente Patricia Rodríguez.

La prohibición del "223", según ella, "limita el derecho al trabajo" y de algún modo "hace trampas al solitario".

"No te dejan trabajar en otro lugar porque te dicen que sos policía las 24 horas. Eso es según lo que hagas. Así no se logra frenar el multiempleo", comentó.

Ya había ocurrido algo similar cuando fue asesinado el policía Fernando Cortez, cuando prestaba funciones de seguridad en un spa de Malvín.

El ministro y su entorno habían decidido que no sería enterrado con honores porque el agente estaba trabajando en algo que se considera ilegal. Tampoco fueron al sepelio, lo que generó una situación incómoda.

"No estaba delinquiendo, estaba trabajando", señaló el sindicato policial en su momento.

Dejá tu comentario