Prisión perpetua para Pablo Ibar, el vasco acusado de un triple crimen cometido en 1994

Después de 16 años salió del "corredor de la muerte". Su familia festeja que al menos ya no podrá ser ejecutado. Pero ahora van por su inocencia.

El español Pablo Ibar, acusado de un triple asesinato cometido en Estados Unidos en 1994, fue sentenciado a cadena perpetua este miércoles por un jurado de Florida que se negó a aplicarle la pena de muerte, informaron la prensa local y una asociación que le defiende.

Ibar, de 47 años, que ha pasado más de la mitad de su vida en la cárcel, fue hallado culpable del triple asesinato en enero pasado, en el tercer juicio por este caso después de que la justicia de Florida le revocara una condena a muerte previa.

Había sido sentenciado a muerte en el año 2000 por los asesinatos en 1994 del dueño de un club nocturno y dos bailarinas que estaban con éste en su casa en Miramar, Florida, durante un robo.

La prueba clave para el proceso fue un video en blanco y negro y de mala calidad, en el que una persona señalada como Ibar dispara en la cabeza al hombre y a las dos mujeres.

facial.jpg
Cámara de reconocimiento facial compara el rostro de Ibar con el del hombre que aparece en las imágenes del sistema de televigilancia en la escena del crimen. La esposa de Ibar sostiene que no pudo estar allí porque ese día estaba con ella.
Cámara de reconocimiento facial compara el rostro de Ibar con el del hombre que aparece en las imágenes del sistema de televigilancia en la escena del crimen. La esposa de Ibar sostiene que no pudo estar allí porque ese día estaba con ella.

"Ibar acaba de ser condenado a cadena perpetua", informó en un comunicado el portavoz de la Asociación contra la Pena de Muerte Pablo Ibar, Andrés Krakeberger.

El diario Sun Sentinel de Florida informó que el jurado llegó a la decisión tras deliberar una hora y media, y dijo que los familiares de Ibar se abrazaron cuando el juez Dennis Bailey leyó la decisión, mientras los familiares de las víctimas permanecieron en silencio.

La Asociación reclama sin embargo que se anule el proceso porque considera que la fiscalía se extralimitó en sus alegatos finales y hubo problemas con un jurado, y anunció que apelará el veredicto de culpabilidad.

"Hemos conseguido evitar una condena a muerte para Ibar, pero la injusticia sigue. Ibar no es culpable", dijo Krakeberger.

La corte del condado Broward en Ft. Lauderdale, al norte de Miami, no respondió inmediatamente al pedido de la AFP para confirmar la información.

El coacusado de Ibar, Seth Peñalver, fue absuelto de los asesinatos en 2012. Como Ibar, había sido condenado y sentenciado a muerte antes, pero luego la Corte Suprema de Florida le concedió un nuevo juicio.

Ibar nació en Fort Lauderdale (Florida, Estados Unidos) en 1972. Es sobrino del ya fallecido boxeador español José Manuel Ibar "Urtain".

Su defensa quiere apelar el fallo e ir por un nuevo juicio. Sostiene que la causa estña llena de irregularidades, testigos falsos, etcétera.

TRES PRUEBAS INCONCLUYENTES

1. El testigo estrella

El 26 de junio de 1994, los dos asesinos huyeron de la escena del crimen en el coche del empresario Casimir Sucharski, al que acababan de matar junto a las dos bailarinas Sharon Anderson y Marie Rogers.

El 14 de julio, una semana después de que detuvieran a Ibar porque un policía consideró que se parecía a una imagen capturada por una cámara de vigilancia, los detectives encargados del caso recibieron en la comisaría a Gary Foy, un vecino de Sucharski que aseguró que el Mercedes negro del empresario se detuvo detrás de su coche en un semáforo.

Foy vio que no era Sucharski quien viajaba en su interior, sino dos jóvenes que le parecieron latinos. Apenas los vio, advirtió Foy, en el espejo retrovisor, durante los escasos segundos que permaneció en rojo el semáforo.

Los detectives mostraron a Foy seis fotografías, una de las cuales era de Ibar, y le preguntaron si reconocía a alguno de los ocupantes del vehículo.

Foy primero dijo que no. Los agentes le dijeron que tenía que señalar a alguno y el testigo señaló una foto que no era la de Ibar. Le pidieron que volviera a intentarlo y entonces sí señaló a Ibar. Pero advirtió de que no estaba seguro.

Ya solo el hecho de que los agentes que le mostraron las fotografías supieran quién era el sospechoso constituye una irregularidad, según expondrá un experto, ya que pueden condicionar, incluso involuntariamente, al testigo.

Al día siguiente se le organizó a Foy una rueda de reconocimiento en vivo. Había seis jóvenes, solo uno de los cuales coincidía con alguno de los de las fotografías: Pablo Ibar. Foy le señaló. En el nuevo juicio, la defensa pretende poner en evidencia las irregularidades en la identificación. “Manejaron a Foy de una manera totalmente ilegal, lo manipularon deliberadamente, no tenían caso y tuvieron que fabricar uno”, resumió el abogado.

2. La cinta de vídeo

Al entrar en la casa de Sucharski en Miramar, localidad del condado de Broward (Florida), donde yacían los tres cadáveres, los detectives hallaron una cámara de vigilancia que había registrado, con escasa calidad, cómo dos individuos, uno con una gorra y otro tapado con una camiseta, irrumpían en la casa y mataban a las víctimas con disparos a bocajarro.

La fiscalía sostiene que Ibar es el individuo que lleva el rostro cubierto por una camiseta y que, al final, se quita la prenda para secarse el sudor, descubriéndose brevemente ante la cámara, y la deja tirada en el suelo. También fue condenado a muerte por el crimen Seth Peñalver, a quien los detectives identifican como el otro asaltante. Pero el Supremo de Florida detectó irregularidades en el juicio y también ordenó su repetición, tras la que Peñalver salió libre.

“Una parte esencial de su defensa fue la afirmación de que no era el sujeto de la cinta de vídeo y para apoyarlo utilizó un experto en antropología forense. En el juicio de Ibar, su abogado no presentó un experto en reconocimiento facial pese a que Ibar lo solicitó”, explica el alto tribunal. Esta vez, la defensa sí tiene un experto. Una eminencia mundial en la materia que traerán desde Reino Unido, un país donde la presencia de videocámaras en las calles hace muy frecuente el trabajo de identificación. “El experto concluye que Ibar no es el individuo que se ve en el vídeo”, explica la defensa.

3. La camiseta

Se hallaron más de cien huellas en el lugar del crimen, una de ellas incluso con sangre. Ninguna señala a Ibar.

La falta de pruebas físicas es una de las grandes flaquezas de la acusación. Hasta ahora. La camiseta que cubría el rostro de uno de los asesinos ha sido analizada en cinco ocasiones. Nunca arrojó coincidencias con el ADN de Ibar.

Pero ahora, tras un nuevo análisis realizado en 2016, hay una coincidencia en una superficie minúscula.

La fiscalía atribuye el nuevo hallazgo a la mejora de las técnicas de análisis. La defensa sostiene, directamente, que la prueba ha sido manipulada.

“Llevaba la camiseta en la cara, hablaba a gritos. Saliva, sudor… el ADN debía estar por toda la camiseta. Y lo está. Pero no es el de Ibar.

Se ha analizado cinco veces y el ADN sigue siendo de un desconocido número 1. Ahora parece que hay una coincidencia en un espacio pequeño. En 16 años ha cambiado mucho la técnica, sí. Sobre todo para poner una mota de ADN de alguien”, expuso el abogado al jurado.

LA CRONOLOGÍA DEL CASO

27 de junio de 1994

La policía halla los cuerpos sin vida del empresario Casimir Sucharski y de dos mujeres, Sharon Anderson y Marie Rodgers, en un domicilio de Miramar (Florida).

25 agosto de 1994

Pablo Ibar y su compañero Seth Peñalver son acusados de los tres asesinatos. Ibar asegura que estaba en casa de su novia el día del crimen.

25 de enero de 1998

El juez declara nulo ese primer juicio después de que el jurado no llegó a un veredicto unánime de culpabilidad.

11 enero de 1999

Inicio del segundo juicio. Durante la fase de selección del jurado el abogado de oficio de Ibar es detenido por violencia doméstica y él pide que sea cesado y que se aplace el juicio. Solo la segunda petición fue aprobada por el tribunal. El juicio contra Seth Peñalver continuó y fue condenado a muerte. No obstante, en el 2012 fue absuelto y está en libertad.

17 de abril del 2000

Apertura del tercer juicio. El 14 de junio, el jurado declara culpable a Ibar y el 28 agosto fue condenado a la pena capital por el triple asesinato. A raíz de esa decisión, el acusado fue trasladado al corredor de la muerte.

Febrero del 2001

La familia de Ibar viaja a España para recaudar fondos para continuar con su defensa.

27 de diciembre del 2001

El Consejo de Ministros aprueba conceder a Ibar la nacionalidad española.

Diciembre del 2003

La defensa, en presencia de seis senadores españoles, presenta una apelación ante el Tribunal Superior de Florida por "numerosas irregularidades" en el juicio del año 2000.

7 de septiembre del 2006

El Tribunal Supremo de Florida deniega a Ibar su petición de celebrar un nuevo juicio.

Octubre del 2008

El nuevo abogado de Ibar, Benjamin Waxman, solicita formalmente la reapertura del proceso con el argumento de que su cliente recibió una protección inadecuada en el tribunal de origen.

16 de marzo del 2009

En el tribunal del Condado de Broward (Florida), que inicialmente le condenó a muerte, el abogado de Ibar subrayó la ineficaz defensa de su letrado en el primer juicio, que la principal prueba de cargo -una foto borrosa extraída de un vídeo- era dudosa y que las huellas en el escenario del crimen no eran suyas.

13 de febrero del 2012

El juez Levenson del Tribunal del Condado de Broward rechaza el recurso que solicitaba la anulación y repetición del juicio en el que fue condenado a muerte.

8 de abril del 2014

La defensa recurre al Tribunal Supremo de Florida y pide la celebración de un nuevo juicio.

4 de febrero del 2016

El Tribunal Supremo de Florida anula la condena a la pena capital dictada contra Ibar y ordena un nuevo juicio.

21 junio 2016

El estado de Florida anuncia que solicitará la pena de muerte en el nuevo juicio.

9 de junio del 2016

Ibar es trasladado a una prisión común al norte de Miami desde el "corredor de la muerte".

19 setiembre 2016

La Fiscalía anuncia que el ADN encontrado en una camiseta utilizada por uno de los autores del asesinato coincide parcialmente con el ADN de Ibar.

26 de noviembre del 2018

Comienza la fase oral del cuarto juicio al que es sometido en Florida Pablo Ibar, presidido por Dennis Bayle.

21 de diciembre del 2018

Concluye la primera fase del juicio con el alegato de la defensa que asegura que el jurado no entenderá como fiables las nuevas pruebas genéticas presentadas por la Fiscalía.

17 enero 2019

El jurado procede a deliberar el veredicto del juicio una vez que defensa y fiscalía han presentado sus argumentaciones.

19 de enero del 2019

Los 12 miembros del jurado consideran culpable a Pablo Ibar del triple asesinato de 1994. El 25 de febrero se decidirá la condena a pena de muerte o cadena perpetua, aunque el preso tiene previsto recurrir el fallo de nuevo.

Dejá tu comentario