Nacional

Policía asesinado anoche había festejado su cumpleaños momentos antes

Un amigo suyo -también policía- había sido ultimado mientras trabajaba. “Como hablamos siempre, estamos regalados", se comentaban.

Pasaban apenas 30 minutos de las 12 de la noche, cuando en el local de comidas Amauri, ubicado en 26 de Marzo y Buxareo, en pleno barrio Pocitos, un delincuente arribó con un arma de fuego en su mano exigiendo el dinero de la caja registradora.

El nerviosismo del ladrón, que se encontraba con una campera negra, encapuchado y con pantalones de jean, hicieron que se acercara hasta el costado de la barra del comercio, donde del otro lado estaba el policía Wilson Eduardo Coronel Da Costa, de 43 años.

Una vez allí, se percató de que el oficial había desenfundado su arma de reglamento, y que la tenía empuñada al costado de su pierna derecha.

Hubo un intercambio breve de palabras, donde el ladrón trató de persuadir al policía para que dejara el arma, pero la paciencia del delincuente se terminó rápidamente.

Le disparó al policía a quemarropa provocándole la muerte en el momento.

En segundos el delincuente logró su objetivo: robó $ 10.000 de la caja registradora. Luego huyó en una moto, según declararon vecinos de la zona que sintieron las detonaciones de arma de fuego y posteriormente el vehículo que marchaba a toda velocidad.

Esta es la imagen del efectivo difundida por Seguridad Uruguay

Wilson Eduardo Coronel Da Costa vivía en la ciudad de La Paz, tenía dos hijos y estaba comprometido. Prestaba servicios en el Grupo de Reserva Táctica de primer Turno.

El domingo, apenas 30 minutos antes de morir tratando de evitar el robo, había festejado su cumpleaños.

Eduardo Coronel, era amigo de Tewar Serpa Ruiz Díaz, otro policía que murió en funciones el 16 de agosto del año pasado cuando trató de evitar el robo de un almacén.

En esa instancia, el policía fallecido esta madrugada le escribió a su amigo a través de las redes sociales: "Flaco, como hablamos siempre, estamos regalados".

Vecinos de Pocitos relataron a Subrayado que escucharon los disparos y dijeron que el lugar se ha convertido en “zona roja”.

Dejá tu comentario