Nacional

Plan Cóndor: ex guerrillera argentina presenta caso en Uruguay

Rosario Quiroga integraba el Peronismo Revolucionario. Se refugió en Uruguay en 1977 donde fue torturada. Su caso demuestra el trabajo conjunto de las dictadura del Sur

 

El caso de una argentina que asegura que fue secuestrada en 1977 en Uruguay junto a sus hijas y trasladada por la fuerza a su país supone un hito en la lucha por esclarecer la acción del Plan Cóndor, coordinado por las dictaduras del Cono Sur en los años setenta y ochenta para reprimir a sus opositores.

"Buscamos justicia" y que la presentación de este caso, el primero en que detenidos argentinos se presentan personalmente frente a la Justicia uruguaya para pedir que se investigue lo ocurrido, "sirva como entrada para otros", afirmó hoy la argentina Rosario Quiroga en una rueda de prensa en Montevideo.

"Me tuvieron dos días secuestrada en Montevideo, me torturaron y luego me entregaron a militares de la Armada argentina que me trasladaron en un avión hacia Buenos Aires para quedar como detenida desaparecida durante dos años en la ESMA (Escuela de Mecánica de la Armada, en Buenos Aires)" , recordó.

La argentina, que militaba en el Peronismo Revolucionario de la provincia de San Juan, destacó que su caso es una muestra más "de la acción coordinada" entre militares de Argentina y Uruguay "y también de otros países de la región" contra los opositores en lo que se denomina Plan Cóndor.

Quiroga afirmó que en Argentina la denominada "megacausa" de la ESMA, la mayor cárcel ilegal de la dictadura y por la que se cree que pasaron unas 5.000 personas, "avanzó mucho" y la Justicia "ya condenó a varios de los militares represores". "Tengo la ilusión de que en Uruguay suceda algo similar", añadió.

El caso inició durante el último gobierno de facto en Argentina (1976-1983), cuando la mujer escapó con sus tres hijas en noviembre de 1977 hacia Uruguay tras la detención, en Mendoza, de su esposo José Luis Herrero, quien continúa desaparecido.

Quiroga se refugió en Montevideo a la espera de la llegada al país de su entonces pareja, el también argentino Oscar Degregorio, miembro de la conducción nacional del Peronismo Montonero y quien fue detenido en la ciudad uruguaya de Colonia el 16 de noviembre de 1977, cuando intentaba ingresar al país.

En la conferencia, Quiroga recordó que Degregorio intentó escapar de sus captores y fue gravemente herido de bala.

Posteriormente, fue operado en Hospital Militar de Montevideo y luego entregado a militares argentinos, que lo condujeron a la cárcel clandestina de la ESMA y murió supuestamente por torturas en abril de 1978.

 En el mismo operativo de 1977 en que fue detenida Quiroga, en las proximidades de la casa que ocupaba de la zona de Lagomar, a unos 20 kilómetros de Montevideo, fueron apresados los también argentinos Rolando Pisarello y su esposa María del Huerto Milessi; mientras que Susana Mata de Barry supuestamente se quitó la vida ingiriendo cianuro antes de ser apresada.

También fueron retenidas y posteriormente entregadas a familiares en Buenos Aires cinco niñas, entre ellas las tres hijas de Quiroga y la hija de Mata, Ajelandrina Barry, actual senadora en Argentina por el Partido de los Trabajadores Socialistas.

Quiroga destacó hoy que "como sobreviviente" de las "atrocidades cometidas" en la ESMA trata "de lograr justicia" para las víctimas.

Hasta ahora "tenía algo pendiente en Uruguay donde me secuestraron al igual que a mis tres hijas y junto a otros compañeros", agregó.

Dos de las hijas de Quiroga, María Paula y María Virgina Herrero, la acompañaron en la conferencia de prensa donde se informó de la denuncia a la Justicia presentada el pasado 30 de abril por la Comisión de Derechos Humanos de la principal central obrera del país (PIT-CNT).

Raúl Olivera, integrante de la secretaría de Derechos Humanos del Plenario Intersindical-Convención Nacional de Trabajadores (PIT-CNT) destacó que "la pata uruguaya" en el Plan Cóndor "no está suficientemente investigada".

"No se difundió el secuestro de varios argentinos en Uruguay y no se ha reconocido oficialmente por el Gobierno esos casos", señaló.

Durante las dictaduras que gobernaron en ambos países, militares uruguayos y argentinos "colaboraron y coordinaron detenciones, secuestros, desapariciones y apropiación (robo) de menores argentinos en nuestro país" y "hasta ahora esos casos no estaban contemplados en ninguna" de las causas penales que investiga la justicia uruguaya por violaciones a los derecho humanos, dijo.

A pedido de Quiroga, el PIT-CNT presentó la denuncia y la argentina junto con sus hijas, que están radicadas en Venezuela, presentaron hoy un escrito "en el que aportan sus testimonios y más datos para colaborar a que la causa judicial avance", agregó Olivera. EFE

Dejá tu comentario