Los alimentos ultraprocesados: mala composición pero buen marketing

El máster en nutrición deportiva dio consejos para leer las etiquetas de los productos y dio consejos para elegir mejor.

Sano, liviano y nutritivo son algunas de las palabras mágicas que suelen leerse en muchos ultraprocesados en su parte frontal. Lo cierto es que al dar vuelta el envase, esos conceptos se desintegran y queda en evidencia el real aporte del producto.

Para ejemplificar, en una recorrida por un supermercado, Miguel Kazarez, máster en nutrición deportiva, eligió tres productos: pan, cereales tipo granola y yogur para niños. Y compartió algunos consejos para elegir mejor los productos, sin tener en cuenta el marketing de los ultraprocesados.

Para elegir un pan de calidad es conveniente que figure como principal ingrediente una harina integral y/ o de de centeno; esto significa que es poco procesada. Si contiene sal, que sea poca. El azúcar o los potenciadores de sabor no deben estar presentes.

Los cereales sin endulzar es lo que aconseja. Sin embargo, sostiene que el más saludable es la avena.

Sugiere que al yogur natural se le agreguen frutas, frutos secos, dátiles, pasas de uva.

El profesional ofreció algunas técnicas sencillas para leer las etiquetas, que son las que declaran el aporte nutricional.

Una de las formas de reconocer la cantidad de sal, es a través del procentaje de valor diario por porción; el mismo debe ser inferior a 5%.

Kazarez recordó la importancia de no superar los 25 gramos de azúcar por día, porque eleva el riesgo a desarrollar enfermedades no transmisibles.

ETIQUETADO NUTRICIONISTA

Dejá tu comentario