Las denuncias de corrupción en UTE abarcan período 2006-2011

Sobrefacturación, pagos por trabajos no hechos y seis licitaciones sospechosas. Según El País, uno de los investigados es Mario Areán, ex secretario de Mariano Arana

 

La denuncia contra el vicepresidente de UTE, Pedro de Aurrecochea, por una causa de presunta corrupción ha tenido consecuencias imprevistas.

La justicia de crimen organizado ya no sólo investiga la licitación de 2011 -por 7 millones de dólares- para el mantenimiento de centrales térmicas, en la cual se vio involucrada Ciemsa, la empresa en la que el jerarca es accionista.

Hoy el diario El País agrega nuevos datos a la denuncia publicada ayer por el semanario Búsqueda. Hay indicios de contratos digitados, sobrefacturación y pagos por trabajos no realizados entre 2006 y 2011. Hay al menos seis licitaciones sospechosas.

La denuncia fue presentada en abril por el actual presidente de UTE Gonzalo Casaravilla con el visto bueno del presidente Mujica.

Aurrecochea  salió ayer a defenderse de las acusaciones con un argumento sustancial: fue director del ente hasta 2010 y la denuncia contra él es de un año después.

También dijo que es dueño de 4% de las acciones de Ciemsa y que renunció a su status de socio cuando ingresó a la administración pública.

No obstante, el ex jerarca de UTE sigue vinculado al organismo ya que es gerente general de Gas Sayago, una compañía que depende del Estado.

El informe de Búsqueda mencionaba que había otros funcionarios estatales de rango gerencial involucrados en la denuncia.  En tal sentido, apuntaba a un subgerente del sector de energía térmica y su relación familiar con un jerarca de Ciemsa.

En línea con las denuncias, el diputado blanco Jorge Gandini sugirió que la investigación debería abarcar a otros gerentes de UTE y sus relaciones con empresas proveedoras del sector privado.

Una de las tantas operaciones bajo sospecha se relaciona con el contrato que  UTE  pagó por 2.8 millones de dólares para una evaluación de la central Batlle.

La investigación la está llevando a cabo la jueza Adriana de los Santos y la fiscal Mónica Ferrero, con asistencia de Delitos Económicos de Crimen Organizado de la Policía e Interpol.

EL FACTOR AREÁN. Según El País, entre los investigados aparece el nombre de Mario Areán, ex secretario de Mariano Arana, intendente de Montevideo entre 1994 y 2005.

Sin embargo, Brecha agrega hoy un elemento que señala la supuesta participación de Areán: un "apersonamiento" en  la empresa que compitió con Ciemsa por el mantenimento de la Central Batlle. Se trata de Tecnocil SRL, una empresa dedicada al montaje y alineación de motores.

La clave son los supuestos vínculos de Areán con la consultora CSI Ingenieros, un importante contratista en obras del Estado, que se presentó junto a Ciemsa a la licitación de UTE.

El empresario y ex funcionario ya tuvo que enfrentar otras acusaciones en el pasado.

La misma fiscal Mónica Ferrero fue, entonces, quien indagó a Areán. Los casos saltaron a la opinión pública en 2003.

Entre los hechos que indagó la Justicia figuran el tráfico de influencias en la concesión de la cafetería del atrio del Palacio Municipal a la confitería La Llave, en una licitación del Parque Rodó adjudicada a W Lounge, en la del parador del Parque Batlle y en la adquisición de dos vehículos. El caso fue archivado por falta de méritos.

Dejá tu comentario