AFP

Hallan muerto a destacado artista indígena brasileño en Sao Paulo

El artista plástico brasileño Jaider Esbell, uno de los exponentes del arte indígena contemporáneo y expositor en la vigente Bienal de Sao Paulo, fue hallado muerto el martes en su vivienda de la capital paulista, informaron las autoridades.

El artista plástico brasileño Jaider Esbell, uno de los exponentes del arte indígena contemporáneo y expositor en la vigente Bienal de Sao Paulo, fue hallado muerto el martes en su vivienda de la capital paulista, informaron las autoridades.

La sorpresiva muerte de Esbell, de 41 años, fue confirmada por distintas fuentes, entre ellas el gobierno del estado de Roraima (noroeste), de donde era originario. Sin embargo, la causa del deceso no fue revelada.

El artista, de la etnia makuxi, asentada en la reserva indígena Raposa Serra do Sol, se destacaba además como escritor, activista y educador.

"Con claridad y generosidad, se convirtió en uno de los principales portavoces de los artistas de los pueblos originarios, estableciendo puentes e intercambiando conocimientos con el circuito institucional del arte contemporáneo", dice un comunicado de los organizadores de la Bienal de Sao Paulo.

Una obra de Esbell titulada "Entidades", dos esculturas inflables con forma de serpientes, se erige actualmente en uno de los lagos del parque Ibirapuera, junto al edificio donde se desarrolla la Bienal hasta el 5 de diciembre.

Otras dos de sus obras, "Carta ao Velho Mundo" (2018-2019) y "Na Terra Sem Males" (2021), fueron adquiridas a fines de octubre por el Centro Georges Pompidou, de París.

"Mi mejor obra es política, no esos dibujos coloridos, ni la cobra dentro del lago; esos son elementos para atraer la atención para discutir cuestiones como el calentamiento global y la urgencia ecológica", dijo Esbell a la AFP en septiembre cuando inauguró la Bienal.

Ganador en 2016 del premio PIPA, uno de los más importantes del arte contemporáneo nacional, Esbell pujaba por la justicia social y la visibilidad de los pueblos originarios de la Amazonía, amenazados por invasiones y la extracción ilegal de sus recursos.

Francesco Stocchi, curador italiano de la Bienal, destacó a la AFP el "compromiso" de las obras de Esbell y consideró su fallecimiento "completamente inesperado, sobre todo, teniendo en cuenta su temperamento y su posición como catalizador de energías".

A los 18 años, Esbell dejó el hogar paterno hacia la capital de Roraima, Boa Vista. Trabajaba durante el día como funcionario de la estatal Eletrobras y en la noche en una biblioteca pública. Pero su actividad en el mundo de la cultura lo fue consolidando, sobre todo desde 2013, como referente del arte indígena contemporáneo.

mls/val/yow

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario