Nacional

Federación de Funcionarios de la Salud, poderoso gremio en llamas

Pablo Cabrera, principal referente del sindicato público más poderoso, recorre el país para explicar los casos de corrupción en los hospitales.

El principal referente de la Federación de Funcionarios de Salud Pública Pablo Cabrera recorre el país explicando a los agremiados la situación generada a partir del procesamiento de Alfredo Silva y de Heber “Toshiba” Tejeira a raíz de la corrupción en los hospitales públicos.

El caso sigue su proceso más allá de las medidas adoptadas por el juez de Crimen Organizado Néstor Valetti. El fiscal Gilberto Rodríguez pedirá que se profundicen las actuaciones: solicitará la declaración del directorio de ASSE que actuaba en las época de las irregularidades y la sobrefacturación adjudicada a La Buena Estrella, empresa de limpieza que actuaba en el Hospital Maciel.

Entre quienes serán citados está el dirigente Angel Peñaloza, a quien el senador Daniel Martínez le adjudicó una frase lapidaria, antes de ser removido de su cargo en ASSE en enero de 2012: "vamos a ir todos presos" `por la falta de controles.

Peñaloza compartía entonces directorio con Mario Córdoba, Wilfredo Pérez (representante de los usuarios) y Alejandro Draper (oposición). Todos los testimonios coinciden en que con Córdoba se reforzó el poder de Alfredo Silva, quien en los primeros tres años de su gestión mantuvo perfil bajo.

Sin embargo, más allá de las responsabilidades políticas, el gremio salió duramente afectado en su imagen. La comprobación de actitudes reñidas con los códigos sindicales, las denuncias de autoritarismo y “métodos patoteriles” han generado un clima desfavorable ante la opinión pública.

Silva era director de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) en representación de los trabajadores desde 2008 y días atrás resultó procesado por conjunción de interés público y privado, al constatarse que, desde su posición, favorecía a empresas de limpieza y seguridad en licitaciones de centros de salud.

El caso de Tejeira fue distinto: fue procesado por conjunción del interés público y privado, pero además por cohecho. Como encargado sindical de tercerización de servicios en hospitales, el exgremialista mejoraba condiciones de pago a las empresas que apoyaba y aseguraba paz sindical a los empresarios a cambio de dinero. Se comprobó que cobraba coimas de hasta 150.000 pesos.

A estos asuntos, que han impactado políticamente en el gobierno en pleno proceso electoral, se suman denuncias de maltrato y violencia por parte de otros dirigentes.

Búsqueda recuerda el conflicto en el Hospital Vilardebó (el sindicato enfrentado con trabajadores que no adhirieron a las medidas) y las denuncias de violencia contra Alejandro Larner, otro de los posibles candidatos a sustituir a Silva. Según Pablo Ruíz, exautoridad de la comisión interna del Hospital de Las Piedras, dijo que fue abordado por Larner quien adoptó el camino de la violencia. El dirigente gremial había perdido las elecciones internas.

Todo este cúmulo de problemas deja en falsa escuadra al gremio más poderoso del Estado. En ese sentido no sólo hay prestigio a defender, sino también una infraestructura. En diez años, la FFSP aumentó por tres su cantidad de afiliados.

Ahora Cabrera -que también se ha negado a ser candidato a sustituir a Silva- tiene la misión de mantener la cohesión de un sindicato en llamas. Apenas al conocerse los procesamientos de Siulva y Tejeira, Cabrera escribió en su cuenta de Twitter.

En el semanario Búsqueda, el sindicalista admitió hoy que “frente al público la Federación está mal”.

La FFSP no es cualquier sindicato. Tiene 14.000 afiliados y recauda cada mes por obra de la cuota social unos 250.000 dólares. Cada afiliado paga entre 350 y 400 pesos al mes.

Entre otras propiedades, posee una infraestructura considerable: vehículos propios, varios locales sindicales (Montevideo, Fray Bentos, Paysandú, Mercedes), cabañas de vacaciones (Punta Ballena y Laguna Merín), una Casa del Estudiante (que tiende a 70 jóvenes) y un residencial para funcionarios y dirigentes del interior que viajan a Montevideo.

El gremio también posee una audición en Radio Universal.

 

Dejá tu comentario