Policiales Salto

El trágico final a manos de femicidas de "La Chiqui" y "La Corcha", dos hermanas salteñas

La mujer que murió mutilada a manos de un policia había visto de cerca la muerte de su hermana en circunstancias smilares en 2016

María Cristina C. habia ingresado a la cárcel en enero y estaba afuera desde hacía pocas semanas, Su cuerpo fue mutilado con un hacha por un policía que había conocido en el establecimiento penitenciario de Salto,

Según la investigación judicial, ella lo amenazaba con contarle a sus jefes sobre la relación que tenían.

Fue detenido infraganti, porque el padre del femicida dejó entrar a los investigadores haciendo caso omiso a lo que habia prohibido su hijo.

Ya detenido, el policia negó que fueran pareja y señaló que la conoció el mismo día del crimen. Dijo que ella estaba en su casa porque le había ofrecido dinero a cambio de sexo, No pudo explicar con precisión en qué circunstancias la mató.

A Maria Cristina le decían "La Chiqui" .Vivía en el barrio Don Atilio.

Su familia ya había conocido la muerte violenta de muy cerca

Su hermana era conocida como "la Corcho", pero se llamaba Claudia Mireya. Su historia es narrada en el portal Quinto Elemento de Salto.

Tenía 24 años al momento de su muerte en 2016 y era madre de un menor de 4 años.

Su cuerpo apareció mutilado y golpeado en los alrededores del autódromo de Salto. Hubo dos detenidos por la causa que fueron enviados a prisión.

EL NUEVO FEMICIDIO

El policía que mató a una mujer en Salto y luego la mutiló fue imputado este sábado de un delito de femicidio y enviado a la cárcel por 10 meses como medida preventiva mientras continúa la investigación y la Fiscalía prepara el juicio en el que se resolverá su condena. La media de prisión preventiva fue tomada por el juez Paulo Aguirre.

El brutal femicidio ocurrió el viernes en la madrugada, cuando ambos estaban en el fondo de la casa del efectivo policial, que vivía con su padre.

Al ver lo que estaba sucediendo, padre del agente llamó a la Policía para advertir que había un problema familiar en su domicilio de la calle Orestes Lanza esquina Florencio Sánchez del barrio Salto Nuevo.

Al llegar, el policía recibió a sus pares con manchas de sangre en la ropa y les dijo que estaba faenando un lechón. Los policías que fueron a su casa igual entraron y al constatar lo sucedido lo detuvieron.

Según relató el juez a la prensa al terminar la audiencia, el móvil del crimen habría sido que la mujer quería blanquear una relación que mantenía con el policía, a quien conoció cuando ella estuvo en la cárcel.

Temas

Dejá tu comentario