Nacional

El día después del carnaval de La Pedrera

Miles de botellas, vasos de plástico, bolsas, latas de cerveza y mugre formaron parte del paisaje del balneario este martes. No hubo incidentes mayores pero si descontrol

 

El día después del carnaval de La Pedrera dejó paisajes que se repiten año a año pero menos tolerados por los propietarios y vecinos del balneario que no soportan más la inseguridad y la cantidad de personas que invaden sus viviendas.

Unas 25.000 personas estuvieron en esta edición y si bien desde Jefatura de Policía de Rocha se informó que no hubo incidentes mayores el balneario se convirtió en un basurero por la mañana.

Botellas, vasos de plástico, latas de cerveza, bolsas y todo tipo de objetos amanecieron hoy en la Pedrera.

Las autoridades esperaban que los últimos carnavalearos se retiren de la calle principal para comenzar con las tareas de limpieza que incluían el barrido con hipoclorito de Sodio para desinfectar el lugar.

"Salió todo bien. Hasta el momento no hubo problemas y estamos contentos, se desarrolló con normalidad, no hubo incidentes ni accidentes, la gente se divirtió" dijo a Subrayado el alcalde de La Paloma, Alcides Perdomo, sobre la noche de carnaval en La Pedrera.

Perdomo reconoció que hubo abuso de alcohol pero dijo que eso es "normal" en una fiesta en la que participan miles de jóvenes.

Los comercios, que habían anunciado que cerrarían sus puertas por falta de seguridad, funcionaron "a full". "No cerró ningún comercio, se ganan miles de dólares en un día", aseguró Perdomo.

Dijo además que las autoridades han tenido inconvenientes con los comercios que no han respetado la normativa municipal y han generado problemas con los vecinos."Se cierran los comercios y se comienza a vender alcohol y se pone música hasta altas horas de la mañana. Se hizo el intento de apelar al diálogo y no fue posible así que a partir del próximo año seremos más duros", adelantó.

El alcalde quiere que el carnaval de La Pedrera siga existiendo. "La gente se libera de las tensiones de la ciudad y nunca pasó nada, ahora lo del accidente de ayer cambió un poco la situación pero el carnaval tiene que seguir, es un evento muy importante", dijo Perdomo aunque reconoció que deberá analizarse quién se hará cargo de la organización.

Para hoy se espera otro día de festejos aunque con menor intensidad. Las autoridades serán duras con los comercios que no cumplan las normativas en esta segunda jornada. "Están autorizados a tener música hasta las dos de la mañana, quienes transgredan la norma se clausurarán", dijo Perdomo.

LOS INCIDENTES. Durante el fin de semana, La Pedrera daba muestras que no iba a poder hacer frente a la fuerte demanda de turistas. Un joven sufrió una descompensación a partir de un episodio de drogas: había consumido una mezcla de cocaína con ácido lisérgico, según confirmó el inspector Miraballes a El Observador.

No hubo grescas ni grandes tumultos. Pero muchos testimonios de vecinos que encontraron sus casas invadidas por borrachos, o parejas a la intemperie. A veces, eran sorprendidos dentro de la misma casa, durmiendo, o usando el baño sin permiso.

También se notificó que una mujer sufrió una agresión con un martillo. La investigación está en manos de Prefectura.

Los vecinos salieron ayer a quemar cubiertas y a poner carteles en la ruta para que se termine el carnaval.

El propio alcalde Alcides Perdomo salió a pedir públicamente a los turistas que no vayan al balneario por la situación de descontrol.

Los vecinos de La Pedrera, a través de su página web, hicieron una encuesta sobre este episodio y una mayoría opinó que el mal central es que la fiesta no tiene un organizador.

Lo que en principio había sido el gran atractivo -la espontaneidad- se había vuelto en contra.

Las autoridades convinieron con los bares -y la legión de comerciantes improvisados de whisky y caipirinha- que se dejara de vender alcohol a las 6 de la mañana.

LA HISTORIA DEL CARNAVAL. Hace diez años, cuando el país estaba intentando salir de la crisis de 2002, un grupo de residentes en La Pedrera ideó un festejo de carnaval al estilo de antes. Carnestolendas en serio. Disfraces, desfile, mucha sátira e ironía, y un poco de alcohol para amenizar. Pero todo diversión sana. Aquel febrero, unas 200 personas salieron por primera vez a inaugurar algo que, sabían, podía perdurar y transformarse en una tradición.

Entre los ilustres organizadores había expertos en hits: la dibujante argentina Maitena -que tiene una espléndida casa sobre la playa- y el legendario cantante de la Bersuit Vergarabat, "El Pelado" Cordera, radicado desde hace años en La Paloma.

Año a año, esta comisión vio como el carnaval de La Pedrera se volvía más cool y más desenfrenado.

En los últimos años, algunos de esos fundadores se bajaron del barco, entre ellos Maitena y Cordera, hastiados de que las marcas y la prensa comenzaran a rodear el evento. Según esta corriente de opinión entre los vecinos, el entorno le quitó  "espontaneidad" a la fiesta.

Claro, los más de 20.000 turistas que atrajo el carnaval en 2011 habían consolidado otra tendencia interesante: los alquileres subieron a los rangos de enero durante la semana, y en algunos casos un poco más.

Este año, ya sin los socios fundadores en primera fila, La Pedrera esperaba la nueva llegada de Momo.

Dejá tu comentario