Un médico engañaba a sus pacientes y las inseminaba con su propio esperma

El escándalo estalló en EE.UU. cuando una de sus hijas se hizo una prueba de ADN y descubrió parentesco con al menos 8 desconocidos.

Donald Cline, de 77 años, tuvo su clínica de inseminación artificial en Indianápolis, Estados Unidos, hasta 2009. Está acusado de haber utilizado su propio semen para inseminar a algunas mujeres, en vez del semen de los donantes.

Fruto de esta felonía habrían sido engendrados al menos ocho niños, que ahora son mayores de edad, según los resultados de exámenes de ADN. Cline confesó 6 de los 8 casos.

"Dijo que usó su propio esperma cada vez que no tuvo una muestra de donante", dice el documento presentado en la corte, al menos unas 50 veces.

Cline confirmó los hechos en una declaración jurada, antes de negar "categóricamente" en una carta haber usado su propia muestra para la inseminación de sus pacientes.

El escándalo estalló cuando una de las hijas de Cline se hizo una prueba de ADN y descubrió que estaba relacionada con al menos 8 personas en una base de datos.

Está ahora en libertad bajo palabra.

 

 

Fuente: INFOBAE

Dejá tu comentario