Subrayado Investiga: la situación de los dominicanos en Uruguay

Llegaron miles en los últimos años. “Les vendieron un sueño”, aseguran ellos y desde la Embajada. Pero no lo encontraron. Mirá el informe.

Desde hace unos años se ve un aumento en el numero de ciudadanos dominicanos que residen en Uruguay. El mayor ingreso al país se registró en el primer semestre del 2014, con casi 2.900 personas.

A partir de julio de ese año se empezó a pedir visa y se redujo considerablemente el número de llegadas: de julio a diciembre fueron 389.

Rafael Pineda, encargado de Asuntos Consulares de la Embajada de República Dominicana, dijo a Subrayado que hubo estímulo de varias personas para que llegaran dominicanos a Uruguay. “Les vendieron un sueño y muchos pagaron mucho dinero para venir a Uruguay”, dijo.

Pero luego, afirmó, “muchos regresaron porque no encontraron el sueño que les habían prometido”.

Según relataron a Subrayado, muchos vinieron a Uruguay para ir luego a Chile o a Argentina, donde ya pedían visa. La idea era cruzar desde aquí, porque les habían dicho que era tan sencillo como ir a Tres Cruces y comprar un pasaje. Pero no fue así y debieron quedarse.

Florentina Frías es una de las dominicanas que quería ir a Argentina y no pudo. Contó que cuando debió quedarse buscó trabajo y una pensión para establecerse, pero los números no le daban. Entonces, ingresó en una casa de masajes, reunió dinero y puso un almacén, donde trabaja ahora. “No es fácil. Es dinero rápido”, aseguró.

El tema de la prostitución asociado a mujeres dominicanas que llegan al país es algo recurrente. Sandra Perrone, del servicio de atención a las víctimas de trata con fines de explotación sexual del Mides, dijo a Subrayado que en el último trimestre recibieron 10 casos de dominicanas que llegaron al país engañadas y terminaron en la prostitución o en tareas zafrales de cosecha.

Por otro lado, el inspector principal Carlos del Puerto, de la Dirección General de Lucha contra el Crimen Organizado, señaló que muchos dominicanos ingresan engañados e incluso con documentos de buena conducta falsos y casi siempre con la intención de ingresar a Argentina.

También algunos casos de robos y un secuestro tuvieron como protagonistas a ciudadanos dominicanos. Pero ellos se defienden y resaltan: “no todo el dominicano que viene a trabajar aquí es delincuente. Por uno no podemos pagar todos. Hemos sido penalizados, llevás un currículum y por el hecho de ser dominicano ya se te cayó el mundo encima”.

 

Dejá tu comentario