Internacionales

Preso y condenado a muerte desde 1966, ahora podría ser inocente

La Justicia japonesa decidió este jueves que se haga otro juicio sobre Iwao Hakamada porque el original, que lo llevó a la cárcel, estuvo plagado de irregularidades.

 

En 1966, Iwao Hakamada fue sentenciado a morir en la horca por el asesinato de cuatro personas de una misma familia.

Hace 46 años que espera que se ejecute la sentencia y cada día amanece preguntándose si será el último, porque en Japón no se le avisa previamente al preso cuándo será ejecutado.

Sin embargo, este jueves, un Tribunal Penal decidió que se repita el juicio porque consideran que el realizado hace 48 años estuvo plagado de irregularidades.

La condena de Hakamada estuvo basada en el testimonio que ofreció ante los policías luego de 23 días ininterrumpidos de interrogatorio en los que, se presume, fue torturado.

También se utilizó como prueba para condenarlo la ropa que un testigo dijo que usaba el asesino, parecida a una que tenía Hakamada, pero a la que no se le hizo en la época ninguna pericia técnica.

La hermana del prisionero luchó todo este tiempo por obtener un nuevo juicio. Su principal defensor es, curiosamente, uno de los jueces del tribunal que lo sentenció, quien lleva años asegurando que se equivocó.

Hakamada tiene hoy 78 años. Ha pasado más de la mitad de su vida encarcelado y sufre una enfermedad mental que ni siquiera le permite recordar por qué está allí.

Dejá tu comentario