Padres de guardia asesinado buscan empleo para mantener 5 nietos

Ángel Urdiozola fue ejecutado el domingo por rapiñeros que lo confundieron con un policía. Sus 5 hijos quedaron al cuidado de sus abuelos, que buscan cómo mantenerlos.

 

Ángel Urdiozola, el guardia ejecutado el pasado domingo en una panadería de Malvín Norte, vivía en un asentamiento de Bella Italia y tenía 5 hijos menores de edad. Tenía 32 años y era el único sostén económico de su familia, con quienes vivía en un barrio humilde de Bella Italia.

Sus padres trabajan haciendo changas, también como guardias, y ahora buscan un empleo fijo para poder criar a sus cinco nietos de 9, 10, 11, 13 y 14 años.

“Hacía tres años que él hacía esa changa y de ahí venía el pan, los bizcochos y la plata porque el hombre pagaba en el momento”, contó José Urdiozola, padre de Ángel. Mientras, Diva Martínez, su madre, mostró su preocupación por la dificultad para poder cubrir las necesidades de sus nietos.

José contó que ese domingo le tocaba a él hacer la guardia en la panadería, pero que como recibió a algunos familiares de visita, su hijo le dijo que lo cubría.

“Lo único que le pido a la Justicia es que se hagan las cosas como corresponde y basta. Venganza no queremos”, afirmó el padre del guardia fallecido.

La familia pide ayuda para poder encontrar un trabajo. Quienes deseen colaborar se pueden comunicar a los números 099 12 43 70 y 2511 24 66.

DOS DETENIDOS POR EL CASO. La Policía logró detener a dos menores como sospechosos del asesinato del guardia de la panadería de Malvín Norte, que fue ejecutado a quemarropa en la noche del domingo. Uno de ellos tiene 16 años y para los investigadores sería el autor material del hecho, señaló el ministro del Interior, Eduardo Bonomi. El otro no tiene relación con el caso, pero se busca a un tercer menor que sí estaría involucrado.

Lo encontraron a partir de las pericias técnicas realizadas en el comercio donde encontraron sus huellas dactilares. El joven niega estar implicado en este caso y tiene unas cuatro anotaciones policiales anteriores, todas por hurto, según informó la jueza Aída Vera Barreto.

Según la magistrada, que definió que el menor mantenga situación hasta este miércoles, el chico cumplió ya varias penas en el INAU, salió y volvió a delinquir.

El segundo menor detenido estaría vinculado a una rapiña realizada hace algunos días y la jueza va a instruir las pruebas este miércoles.

El ministro Bonomi dijo que llamó la atención de los investigadores que el hombre asesinado, quien hasta el año pasado era policía, estuviera trabajando en la panadería con esposas y un revólver de aire comprimido, es decir, una chumbera.  

Dejá tu comentario