Internacionales

Impiden abortar a salvadoreña embarazada de un feto sin cerebro

Tiene una enfermedad por la que corre riesgo de vida y su hijo moriría al nacer. Le pidió al presidente de El Salvador que le permita interrumpir el embarazo.

 

Beatriz, es el nombre ficticio de una salvadoreña de 22 años, embarazada y enferma de lupus eritematoso discoide, una enfermedad que debilita el sistema inmunológico. 

El análisis de los médicos determinó que el feto padece anencefalia, es decir, ausencia total o parcial del cerebro y que por tanto moriría al nacer. Aun así, la justicia le niega la posibilidad de un aborto terapéutico, porque en El Salvador esta práctica está prohibida.

El rechazo de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador a su petición provocó la condena de organismos internacionales y locales.
En su primera resolución sobre un caso de aborto, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en San José, ordenó este jueves al Estado de El Salvador adoptar medidas urgentes para proteger la vida de la joven.

Internada en el Hospital Nacional de Maternidad en San Salvador, la joven aseguró este jueves en una entrevista exclusiva con la AFP que será sometida a una cesárea en unos días, cuando alcance las 26 semanas de gestación.

La presidenta de la Agrupación ciudadana por la Despenalización del Aborto Terapéutico, Ético y Eugenésico (ACDATEE), que apoyó a Beatriz en la presentación del recurso de amparo ante la Corte, advirtió que en el fondo el país tiene una ley "atrasada".

“Le pido al presidente Mauricio Funes que me ayude a que la Sala acepte a interrumpir el embarazo. Yo, por todo esto que está pasando, me siento mal pues porque no quieren hacerlo pues, sabiendo que no va a vivir el niño al nacer”, dijo la mujer en la entrevista.

“Yo creo que sería lo mejor que lo hicieran pues, por salvar mi vida, porque no tiene sentido seguir con mi embarazo que no va a vivir. Y quisiera que la Sala acepte y haga lo que tiene que hacer conmigo, porque yo quiero vivir. Les pido de corazón que lo hagan”, insistió. 

“Los médicos del hospital todos han sido muy amables conmigo y ellos también están preocupados por mi vida. Ellos también quisieran hacerlo. Pero no pueden porque ellos tienen miedo a que los vayan a meter preso, pero yo les pido que no los vayan a meter preso por lo que vayan a hacer conmigo”.

AFP

Dejá tu comentario