Francisco: “Tenemos que ser callejeros de la fe”

El papa pidió en misa a mil obispos de todo el mundo que salgan a la calle, a los "cantegriles", a "ponerle la oreja a los jóvenes". "Tengamos la paciencia de escuchar".

 

El papa Francisco ofició este sábado una misa en la Catedral de Rio de Janeiro para cerca de un millar de obispos de todo el mundo. Allí, el papa argentino evocó a la beata Madre Teresa de Calcuta para invitar a todos los sacerdores a dejar la parroquia, la iglesia, e ir a buscar a los “fieles” a “las favelas, las villa miseria y los cantegriles”.

El mensaje de Francisco hizo hincapié en la necesidad de abrir las puertas de la iglesia, no para que entren los jóvenes, sino para que los sacerdotes salgan a buscarlos a la calle, a donde quiera que estén.

Ese fue el mensaje central del papa durante los últimos seis días en los que participó de las Jornadas Mundiales de la Juventud en Brasil.

“Tenemos que ser callejeros de la fe”, dijo Francisco, y agregó: “Así hizo Jesús con sus discípulos. No podemos quedarnos enclaustrados en nuestra parroquia. Debemos salir, enviar. No es un simple abrir la puerta para que entren, sino salir para buscar y encontrar. Empujemos a los jóvenes para que salgan”.

El papa dijo que practicamente quería que se “obsesionaran” con esta tarea, la de salir a la calle en busca de los jóvenes para “escucharlos”.

“Ayudemos a los jóvenes, pongamos la oreja para escucharlos. La paciencia de escuchar, se los pido de todo corazón”, dijo Francisco ante 1.000 obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas de todo el mundo.

“Sepamos perder el tiempo con ellos (los jóvenes). Sembrar cuesta y cansa. Cuesta muchísimo. Todos gozamos más con la cosecha, ¡qué vivos!, pero Jesús nos pide que sembremos en los jóvenes”, enfatizó.

“Dios quiere que seamos misioneros donde estemos, donde él nos ponga. En cualquier lado. El primer lugar que se ha de evangelizar es la propia casa, el lugar de trabajo y estudio”, agregó.

Hablando de los jóvenes, Francisco advirtió que ellos harán “macanas” y pidió “no tener miedo” a que esto suceda. “Ya lo hicieron los apóstoles antes”, aseguró.

El papa también pidió romper con “la cultura de la eficiencia y el pragmatismo”, donde “solidaridad y fraternidad son mala palabra.

“Tengan el valor, el coraje de ir contra la corriente de esta cultura de la eficiencia y el pragmatismo. La solidaridad y la fraternidad harán a nuestra sociedad verdaderamente humana”, dijo Francisco, provocando el aplauso de los sacerdotes y obispos que asistían a la misa.

“Estamos llamados por Dios con nombre y apellido, cada uno de nosotros. Y si en algún momento nos distraemos, hay que pedirle a maría que nos guíe. Llévame de la mano Madre”, concluyó el papa ante miles de files.

 

FOTO: AFP

Dejá tu comentario