Internacionales

Es uruguayo el hombre imputado del asesinato de la niña Candela

Otro compatriota se destaca en las páginas policiales del mundo. Ahora le toca a Hugo Bermúdez, de 53 años, imputado por el brutal asesinato en Argentina

La Fiscalía aclaró que el sexto detenido por el asesinato de una niña de 11 años en Argentina y acusado de ser el autor material del crimen es uruguayo y no peruano, como se había informado inicialmente, según señalaron a Efe fuentes de la embajada de Perú en Buenos Aires.

El acusado, detenido el miércoles, es Hugo Bermúdez, de 53 años, quien según los investigadores es un conocido de la familia de la niña asesinada, Candela Rodríguez, con antecedentes por venta de drogas en la localidad bonaerense de Hurlingham, donde vivía la pequeña cuyo crimen ha conmocionado a Argentina.

Rodríguez se suma a otros uruguayos que han protagonizado hechos graves, como el caso de la uruguaya Graciela Baravrán -imputada de la muerte de tres niños discapacitados en España- y cinco militares uruguayos investigados por abuso sexual en la misión de paz en Haití.

A pesar del secreto de sumario fijado por la Justicia, se había filtrado a la prensa que el detenido era peruano, pero fuentes de la embajada de Perú en Argentina aseguraron a Efe que el fiscal a cargo de la causa, Marcelo Tavolaro, desmintió esta información y les informó que el acusado es de nacionalidad uruguaya.

Bermúdez, igual que los otros cinco arrestados por el crimen, se declaró hoy inocente ante el fiscal que lo ha imputado como autor material del asesinato de Candela Rodríguez, cuyo cadáver fue hallado dentro de bolsas de plástico en un terreno baldío vecino a una autopista de la periferia de Buenos Aires el pasado miércoles, nueve días después de haber sido secuestrada.

El hombre, que reside cerca de la casa de la víctima, quedó involucrado en el hecho a raíz de la declaración de un testigo de identidad reservada.

Entre los demás detenidos se encuentra la dueña de una casa donde pericias forenses indican que estuvo cautiva la niña y un carpintero a quien se le acusa de haber estado con Candela durante su secuestro.

De la búsqueda de la pequeña participaron 1.500 policías y también se ofreció una recompensa de 400.000 pesos (unos 95.000 dólares) a quien diera pistas de su paradero, mientras que Red Solidaria llevó a cabo una campaña con el apoyo de famosos, entre ellos el actor Ricardo Darín y el cineasta Juan José Campanella.

El crimen de la niña, raptada cerca de su casa en Hurlingham, 25 kilómetros al oeste de la capital argentina, causó dolor y gran indignación popular reflejados la semana pasada en las redes sociales Twitter y Facebook, donde se multiplicaron las peticiones a la presidenta argentina, Cristina Fernández, para que se castigue a los responsables.

En la casa de Hurlingham perteneciente a la mujer detenida, identificada como Gladys Cabrera, fueron hallados rastros genéticos de la niña, quien murió por asfixia y no fue víctima de abuso sexual, según determinaron la semana pasada médicos forenses en una autopsia.

La Policía Bonaerense se ha incautado de un furgón que está siendo analizado para determinar si se trata del vehículo utilizado para el secuestro de Candela o el traslado de sus restos al terreno donde fueron hallados entre montículos de basura.

Fotos y texto: EFE

Dejá tu comentario