PolíticaJihab Diyab

Diyab sigue dando dolores de cabeza a la distancia: dejó deudas por alquiler

El dueño del inmueble de Rivera reclama dinero al Servicio Ecuménico para la dignidad Humana para pagar facturas y reacondicionar el lugar.

El exrecluso de Guantánamo Jihab Diyab dejó deudas en un apartamento de Rivera que ocupaba antes de dejar el país con rumbo a Turquía, informa Búsqueda.

El dueño de la propiedad presentó un reclamo ante el Servicio Ecuménico para la dignidad Humana (Sedhu) para cobrar los 115.000 pesos que estaba en depósito de garantía.

La idea del demandante es poder saldar facturas impagas y reacondicionar el lugar, informa Búsqueda. El problema es que para hacerse del dinero necesita la firma de Diyab, quien no tiene intenciones de retornar al país.

Sedhu se había hecho cargo de pagar por adelantado un año de alquileres del ciudadano sirio. La renta era de 19.800 pesos por una casa de cuatro dormitorios.

El alquiler preveía la llegada de la familia del exrecluso, algo que nunca sucedió.

Además, Sedhu estaba encargado de pagar servicios de luz, agua e internet por 2.800 pesos al mes.

El contrato se firmó en diciembre de 2017 con Hugo Gollardia, quien ahora reclama el pago de nuevas expensas.

La relación entre el propietario y el inquilino era buena en principio.

Según contó Gollardia, le ayudó a colocar el calefón y con las compras de supermercado, dadas las limitaciones físicas de Diyab.

El sirio pasaba buena parte del tiempo dentro de su casa, Apenas se lo oía rezar en voz alta, según los vecinos.

Los problemas empezaron -según Gollardia, cuando Diyab introdujo en la casa a un ciudadano marroquí.

La actitud le pareció sospechosa pero terminó de confirmarlo cuando la Policía se llevo al marroquí en un operativo con tres camionetas y varios agentes. El hombre volvió a la casa al cabo de unos días.

Con la presencia del nuevo ocupante se dispararon las facturas. la luz pasó de 1.000 pesos a 5.000. El propietario advirtió de la situación a Sedhu, pero no recibió respuesta,.

Cuando Diyab se fue del país lo hizo sin aviso, y dejó a su amigo marroquí en la finca.

Gollardía lo intimó para que se fuera y lo logró. Pero las deudas ya eran importantes para ese entonces.

Los dos años de Jihab Diyab en Uruguay fueron polémicos y rodeados de tensiones.

Al llegar, como los restantes exclusos se instaló en la casa del PIT-CNT del barrio Palermo .

Se fue por problemas de convivencia y logró que le cedieran un apartamento cerca de la Intendencia.

En polémica con el gobierno inició una huelga de hambre que menguó aún más su estado de salud. Tuvo un desmayo y debió ser hospitalizado.

Viajó a Argentina en varias oportunidades para denunciar la supuesta falta de apoyo del Uruguay. También intentó irse del país por varias vías y documentación falsa. En una de las ocasiones fue deportado desde Venezuela y en otra desde Marruecos.

Diyan vivió los últimos meses de su estancia en Uruguay entre el Chuy y Rivera. Allí quiso encontrar el apoyo de las comunidades musulmanas existentes en la frontera con Brasil.

Allí también sembró nuevos problemas. Acusó a un empresario de origen árabe de robarle 30.000 dólares.

Esta persona lo acusó de manejarlo de muerte y dijo que Diyab militaba en la organización terrorista Estado islámico. Todas las denuncias, de un lado y otro, quedaron en la nada.

La última vez que se fue del país viajó a Turquia, donde ese encontraba parte de su familia. Lo que se supo en aquella ocasión es que el gobierno turco lo iba a deportar a Siria, su país natal. En su momento se informo que Siria iba a juzgarlo y que podría ir a la cárcel o ser condenado a muerte.

Dejá tu comentario