Nacional

Colectividad judía reclama en Uruguay por presos de Guantánamo

El influyente B'Nai B'rith planteó ayer sus reservas a la embajadora de Estados Unidos en Uruguay y apoya a la oposición para que el Parlamento evite la iniciativa.

La organización internacional judía B'Nai B'rith presentó su queja formal ayer ante la embajadora de los Estados Unidos en Uruguay, Julissa Reynoso, por la propuesta de refugio de sospechosos de terrorismo como parte de un plan de liberación de reclusos de la cárcel de Guantánamo.

“Esto puede poner nerviosos a los judíos y a cualquier minoría”, dijo Eduardo Kohn, director para Amèrica Latina de esta institución con sede en Washington.

La primera opción para estas personas, dijo Kohn, sería volver a sus países de origen.

B'Nai B'rith cree que la decisión de aceptar la condición de refugiados debe pasar por el Parlamento, informa hoy El País.

“Esto no puede ser una decisión administrativa. Habrá que confiar en quienes la gente votó. Es clarísimo que tiene que pasar por el Parlamento”.

Mujica defendió el refugio de estos ciudadanos como parte de un plan que buscar evitar más denuncia contra los derechos humanos en el presidio militar situado en la frontera con Cuba.

“Muchos de los que critican nunca estuvieron media hora en un calabozo ni siquiera de garrón”, argumentó el presidente, aludiendo a su experiencia de reclusión entre 1972 y 1985 en las cárceles de la dictadura.

Mujica defendió la iniciativa de Uruguay como país tradicional de refugio para perseguidos políticos. Recordó la iniciativa de José Batlle y Ordoñez a principios del siglo XX de traer a los anarquistas. Hablando ayer en radio El Espectador también rememoró la alarma pública que generó en Suecia la presencia de extupamaros. “Ninguno de esos temores se confirmó”, dijo.

Ayer el ministro del Interior Eduardo Bonomi confirmó que el Estado uruguayo hizo su propia investigaciòn sobre los reclusos que llegarían a Uruguay. Una delegación visitó Guantánamo para tomar contacto con esta realidad. Dijo además que los refugiados podrían ser más de cinco.

El Ministerio del Interior informó ayer que ya hay más de 200 refugiados políticos que fueron derivados a Uruguay luego de estar involucrados en actividades violentas. Bonomi dijo que en Uruguay hay paramilitares y guerrilleros colombianos desde hace tiempo. “Lo que sucede es que nunca de divulgó el hecho en forma pública”, defendió.

La oposición estaría dispuesta a llevar el tema de los refugiados al Parlamento a efectos de evitar su llegada al país, prevista para el primer trimestre de 2015.

El viernes, el canciller Luis Almagro deberá comparecer en el Parlamento. En las últimas horas los precandidatos blancos Jorge Larrañaga y Luis Lacalle Pou se reunieron con la embajadora Reynoso para conocer el talante de la propuesta.

Se trata de un plan que no tiene contraprestaciones para Uruguay. Mujica había dicho en su audición del viernes último que Uruguay pediría a cambio la libertad de los tres espías cubanos que aún se encuentran en cárceles de Estados Unidos.

Dejá tu comentario