Nacional

Vázquez planea escuela de nueve años y mano firme con los gremios

Su plan para la educación recoge la escuela extendida hasta los 14 años. La enseñanza que está dejando la Administración Mujica en el manejo de la política gremial.

El principal candidato a la presidencia, Tabaré Vázquez, maneja hacer cambios importantes en la educación, como por ejemplo extender la escuela de seis a nueve años, informa hoy El Observador.

Si bien Vázquez reivindica los logros en la educación -pese a los malos resultados en los rankings internacionales- espera realizar cambios radicales si vuelve a ser elegido presidente en el período 2015-2020.

La propuesta llegó al candidato a partir de Fernando Filgueira, referente en políticas educativas de Nueva Agenda Progresista, el think tank que reúne a dirigentes y técnicos de los sectores moderados del Frente Amplio.

La idea es imitar modelos en los que la transición de Primaria a Secundaria se realiza en forma menos traumática. Cuando los adolescentes ingresan al liceo en Uruguay pasan de tener un solo docente a 13 o 14 profesores a cargo de su educación.

Este ciclo fusionado abarcará la franja etaria comprendida entre los 4 y los 14 años. Filgueira dio señales de sus idas en una entrevista en Brecha publicada el 28 de febrero: “un cambio abrupto no parece justificarse desde el punto de vista de las continuidades y discontinuidades sustantivas que los niños y niñas van viviendo”.

Para Filgueira el Ciclo Básico debe ser más parecido a Primaria. De hecho, hasta el clima docente es completamente es distinto al de Secundaria.

MENOS ESTADÍSTICAS, MÁS CAMINATAS. El entorno de Vázquez sostiene que la educación debe volver a ser una prioridad en un tercer gobierno del Frente Amplio, pero esta vez habrá que enfrentar antes que nada las divergencias en el sistema político acerca del sistema de enseñanza y salvar la oposición de los gremios de la educación a los cambios.

Álvaro García, otro hombre cercano a Vázquez e integrante de NAP, dio señales de que será una prioridad en caso de que haya un nuevo mandato.

“La educación es una política pública de primer orden y las políticas públicas de primer orden las define el Poder Ejecutivo”, opinó el exministro de Economía, de extracción socialista.

El aprendizaje durante la Administración Mujica también ha incidido en esa visión. El diario El Observador informa hoy, en base a fuentes del Poder Ejecutivo, sobre la conformidad del presidente con la nueva integración del Consejo de Secundaria.

La llegada de la exinspectora Celsa Puente a la presidencia del Consejo ha permitido un giro importante. En ello se nota la pulseada ganada al sindicato en los primeros días de clase.

Frente a los reclamos docentes, sobre el mal estado de los centros y la necesidad de postergar el inicio de clases, Puente tenía una carta en la manga: un diagnóstico claro de los liceos que realmente no estaban en condiciones de comenzar. los cursos. El gremio señalaba más de 20 locales en problemas, pero los hechos demostraron que eran bastante menos (el Nº1 de Treinta y Tres, el 43 de Montevideo)

El trabajo de campo de las autoridades -Puente recorrió liceos y hasta participó de jornadas de limpieza- fue decisivo para que no hubiera ambiente para aplicar medidas de fuerza en los primeros días de clase. El gremio esperaba tomar medidas contra el Plan Tránsito Educativo “como una señal de que el gremio está dispuesto a proponer y a negociar”.

El sábado 1º de marzo, Puente participó de un jornada de limpieza en el Liceo 58 Mario Benedetti y subió a Twitter algunas de sus impresiones.

 

La respuesta fue un gesto de paz sindical. El mismo contrasta con el clima de conflicto adoptado durante la anterior gestión de Juan Pedro Tinetto, a quien el gobierno cesó en febrero.

Mujica entiende que encontró tarde el equipo para dirigir la educación. Está muy conforme con Wilson Netto y Javier Landoni al frente a la Administración Nacional de Educación Pública. La incorporación de Puente fue fundamental en Secndaria, la rama de la enseñanza más afectada por los conflictos y los índices educativos deficientes.

De hecho, la esposa del presidente y primera senadora oficialista, Lucía Topolansky, elogió a Puente: “esta señora evidentemente es una vocacional. ¿Qué fue lo primero que hizo? Recorrió todo, se pateó todo. Se salió del escritorio. Se pueden leer estadísticas, pero es un papel. Otra cosa es ir y ver, hacer preguntas, y enterarse de algunas cosas que el papel no dice. Entonces la medida que tome va a a ser mejor y acotada a la realidad”, concluyó Topolansky.

 

FOTO: Cartel colocado el 21 de febrero en el Liceo Nº 58 Mario Benedetti, fotografiado por la presidenta del Consejo de Primaria, Celsa Puente. La pulseada política ya estaba en el horizonte. 

Dejá tu comentario