Nacional

Salarios públicos, problema sin solución para Uruguay

El Estado paga casi 5.000 millones de dólares al año para mantener al funcionariado público. Las asimetrías son grandes. Mirá la escala.

La disparidad de los salarios públicos fue una declaración de intenciones de menos dos de los últimos tres presidentes uruguayos. Jorge Batlle y José Mujica dieron ejemplos de tales asimetrías  y se propusieron cambiar esa ecuación, que habla del entorno burocrático de ese organismo con vida propia llamado Estado.

En el año 2000, Batlle comento que un portero del Banco República ganaba el doble que un profesor de Secundaria con 28 años de carrera y 40 horas semanales.

Por su parte, Mujica fue contundente: "Es el mundo del revés en el tema de los ingresos de los funcionarios públicos. En los sueldos voy a tener grandes líos, pero les puedo asegurar que voy a hacer cambios importantes".

Más allá de las expresiones de deseo, ambos mandatarios quedaron luego sepultados por otros problemas, la crisis de 2002 en el caso de Batlle y  los problemas de seguridad y educación en el gobierno Mujica, por citar algunos ejemplos.

En 2012, el sueldo medio de los empleados públicos oscila en los 26.000 pesos, según informa hoy Búsqueda.

En Uruguay uno de cada cinco trabajadores ocupados es un empleado estatal.

Hay  258.734 funcionarios públicos y la disparidad continúa viva. Y no solo dentro del Estado.

Ya en 2010, cuando el salario público medio rondaba los 21.800 pesos, las comparaciones con el sector privado resultaban odiosas.

El sueldo medio de los públicos  quintuplicada el de actividades como la cría de ganado y el cultivo de cereales, dos de las actividades que más divisas generan para el país. Siete de cada diez pesos que exportaba Uruguay entonces provenían de los agronegocios.

En 2010, el salario público promedio era cuatro veces mayor que el de las peluquerías, el doble que el de los empleados del comercio, del transporte e inmobiliarias. También duplicaba el salario de hoteles y barracas.

En total. el Estado gastaba al principio de la administración Mujica 4.479 millones de dólares en salarios.

En base a datos de la oficina de Servicio Civil, Ministerio de Economía, Oficina de Planeamiento y Presupuesto y Banco Central, Búsqueda hizo un comparativo salarial en el que se muestran los extremos en materia de pago de sueldos estatales al año 2010.

En ese sentido, la diplomacia tiene todas las de ganar. Entre un diplomático de carrera (muchos de ellos en misión en el exterior) y un soldado, la canasta es completamente dispar.

 El Ministerio de Relaciones Exteriores cobra los mejores salarios. Un sueldo promedio oscila en los 111.000 pesos, mientras que Defensa Nacional es el más sumergido: 12.000 pesos.

El Palacio Legislativo, fuente de quejas ciudadanas por sus altos salarios, pagó un medio de salarios de 90.800 pesos. Allí están involucrados los legisladores, pero también porteros, auxiliares que sirven café y los clásicos taquígrafos que dan cuenta de las sesiones parlamentarias.

El Ministerio de Transporte y Obras Públicas se caracteriza por los bajos salarios: 5.500 pesos en promedio, aunque se pagan extras por trabajos puntuales.

Los bancos públicos pagaron un sueldo medio de 60.300 pesos, aunque con disparidades: no es lo mismo el Banco Central (100.000 pesos) que el Banco de Previsión Social (40.000)

Entre los gobiernos departamentales hay también extremos. Por un lado está la Intendencia de Montevideo con salarios promedios de34.400 pesos, y muy atrás el resto de los departamentos (16.600 pesos). El municipio de Treinta y Tres es que el paga sueldos más bajos: 11.000 pesos.

Dejá tu comentario