PolicialesPolicía

Policía asesinado en un reparto de bebidas trabajaba todo el día y soñaba con ser papá

Lo mataron en un intento de rapiña el día de su cumpleaños. Repartía bebidas, hacía materas y era policía. Tenía 27 años.

Rogelio Souza se despertaba bien temprano en la mañana, iba al reparto de bebidas, culminaba sobre las 14 horas, volvía a su casa en la ciudad de Progreso, hacía materas de madera y tablas de cocina para vender, se duchaba y nuevamente a trabajar en la Dirección de Información Táctica de la Policía de Canelones. Casi no descansaba.

Era un trabajador que tenía como mayor objetivo y anhelo ser papá y construir su casa junto a su pareja desde la adolescencia.

Este miércoles su familia recibió la peor noticia posible. El joven de 27 años había sido cruelmente asesinado de seis disparos por la espalda en el marco de una rapiña, en Piedras Blancas, cuando estaba arriba del camión junto a tres compañeros más. Era su cumpleaños.

Rogelio era simpático, honesto, tranquilo y buen compañero. Así lo definieron sus colegas policías de Canelones, quienes al conocer la noticia -aparte de indignarse y llorar de bronca- no dudaron en ponerse a disposición de la familia para lo que necesitaran.

Este jueves fue el velatorio. Amigos y compañeros se acercaron a darle fuerza y contención a la familia, especialmente a su hermano, quien también es policía y se desempeña en la Guardia Republicana.

El viernes, sobre las 9 de la mañana, los restos del joven policía serán despedidos en el cementerio de Canelones.

Dejá tu comentario