Gran estreno de canal 10: Celia, la mujer que nunca dejó de cantar

    La conmovedora historia de Celia Cruz. Comienza el próximo lunes a las 18.00. La serie se emitirá de lunes a viernes.

    26 de febrero de 2016, 20:56hs

    Canal 10 presenta la historia de una de las leyendas de la música con mayor trayectoria internacional: Úrsula Hilaria Celia Caridad Cruz Alfonso o, simplemente, Celia Cruz.

    Nacida en 1925 en La Habana -Cuba-, hija de una familia humilde, llegó a este mundo con un talento fuera de serie y una estrella que la acompañaría toda la vida, a pesar de las dificultades que tuvo que enfrentar.

    Su talento, su voz y su encanto la fueron transformando y pasó de ser la “negrita” pobre, flaca y fea a la mujer latinoamericana más querida y exitosa de todo el ámbito musical en el mundo.

    En los años cincuenta, una época donde una mujer cantante no era bien vista, Celia logró abrirse camino, venciendo prejuicios, racismo e intolerancia, y coronándose como la más determinante cantante de la orquesta del momento en Cuba: La Sonora Matancera.

    Lo que parecía el despegue de una carrera artística exitosa, así como el abandono de la miseria, se fue empañando por los vaivenes de una Cuba convulsionada políticamente.

    Entonces no sólo tuvo que enfrentar los caprichos de una industria disquera machista, sino también el acoso de un régimen que ella nunca aceptó y la llevó a abandonar la isla junto a su esposo. Pero eso no la detuvo: continuó su carrera y conquistó mercados de otras lenguas, posicionándose como la cantante de salsa más reconocida, honró al género musical, a su querida y añorada patria y dejó un legado invaluable.

    Esta es la historia de Celia, la mujer que nunca dejó de cantar, que siempre mantuvo la humildad y el carisma y que, con ahínco, cumplió todo lo que se propuso. Conquistó el mundo con su voz e hizo de la Salsa el género más importante de la música latina en el mundo, pasando a la historia como esa mujer que, lejos de su tierra, la honró con creces, demostrándonos a todos que no hay sueños imposibles.

    Dejá tu comentario