Internacionales

Caos en Bahía por huelga policial deja más de 70 muertos

Homicidios, violencia y saqueos es la situación que se vive en San Salvador de Bahía desde hace cuatro días. El gobierno de Rousseff envió de 2.600 soldados.

 

La Policía brasileña anunció que mantendrá la huelga que inició hace cinco días en reclamo de mejoras salariales. En medio de este conflicto se desató una ola de violencia que ya dejó más de 70 fallecidos.

Según el último boletín divulgado por la Secretaría de Seguridad de Bahía, solamente en Salvador, capital de ese estado, 15 personas fueron asesinadas este sábado, con lo cual se eleva a 71 el número de muertes violentas registrado desde el inicio de la huelga.

Además, desde el comienzo de las protestas fueron robados 41 vehículos y también hubo saqueos y otros hechos de vandalismo en decenas de comercios.

El gobernador de Bahía, Jacques Wagner, atribuyó muchos de esos desmanes a los propios policías y aseguró que no discutirá sobre sus demandas hasta que no cedan y regresen a sus puestos.

Wagner recibió respaldo del ministro de Justicia, José Eduardo Cardoso, quien visitó Salvador este sábado y advirtió de que los líderes del movimiento pueden ser detenidos y enviados a prisión por encabezar una protesta que consideró "inaceptable".

El presidente del sindicato de policías que organiza la medida de fuerza, Marco Prisco, afirmó que la paralización seguirá hasta que el Gobierno regional acepte negociar sus demandas, que incluyen aumentos salariales cercanos al 30% y mejoras en las condiciones de trabajo.

"La palabra es negociación", dijo Prisco a periodistas en un edificio de la Asamblea Legislativa del estado de Bahía, que los policías en huelga ocupan parcialmente desde el martes.

La justicia ordenó el arresto de Prisco y otros once líderes del movimiento, que fue declarado "ilegal" por un tribunal.
Mientras tanto, el gobierno de Dilma Roussef envió 2.600 soldados para controlar los saqueos.

La huelga preocupa a las autoridades locales no sólo por el aumento de la inseguridad en las calles, sino también por el posible impacto económico que pudiera tener en Salvador, que espera a miles de turistas para el Carnaval que se celebrará dentro de dos semanas.

Las fiestas de Carnaval de la capital de Bahía figuran entre las más concurridas de Brasil, país que en esas fechas prácticamente se paraliza y se desborda en celebraciones. 

Fuente: EFE 

Dejá tu comentario