Nacional

Venegas visitó a la familia de la última paciente asesinada

El ministro de Salud Pública, Jorge Venegas, fue a la casa de la familia de la última mujer muerta por los dos enfermeros procesados. Subrayado estuvo en el lugar

 

Hasta esta tarde ninguna de las autoridades de la Policía o de la Salud se había contactado con la familia de Santa Gladys, que ya comenzó los trámites para demandar al Estado. "No nos importa la plata, ni nada. Lo que queremos es que esto se corte y que caigan los responsables", dijo una de las hijas de la mujer.

Los familiares de Gladys pidieron al ministro que el personal del Maciel use un distintivo y le dijeron: "Ahora en el Maciel ya no hay confianza". "El trato debe ser más humano", dijeron al jerarca y le relataron el caso de su madre.

Venegas transmitió su sentir respecto a la situación y dijo que acompaña el dolor de los familiares.

"Esta persona va a hacer todo lo posible para que las cosas cambien y mejoren" dijo el secretario de Estado, que se retiró sin hacer declaraciones a la prensa.

SUS HIJAS LA CONSIDERAN UNA HEROÍNA. Las hijas de Santa Gladys Lemos, la última paciente asesinada por los enfermeros en el Hospital Maciel creen que su madre fue como una heroína que impidió la muerte de otras personas. La autopsia reveló que Gladys tenía una sobredosis de lidocaína en el cuerpo y otras sustancias que aún no pudieron determinar.

Santa Gladys Lemos tenía 74 años, ingresó al Hospital Maciel luego de sufrir una convulsión a raíz de un descontrol diabético. Cuando los médicos le habían dado el alta, inesperadamente comenzó a escupir espuma por la boca.

Ingresó a unidad de Cuidados Intermedios Cardiológica y nunca salió. Los médicos comunicaron a su familia en ese momento que la causa del fallecimiento fue un paro cardiorrespiratorio.

El sábado, la familia de Gladys se enteró a través de internet que dos enfermeros estaban detenidos por varios asesinatos, que el último había ocurrido el lunes en el Hospital Maciel y cayeron en la cuenta de que se trataba de Santa Gladys.

 

Dejá tu comentario