Nacional

Tres procesados por red de prostitución VIP en Punta del Este

La jueza del crimen organizado, Graciela Gatti, procesó a tres personas, dos hombres y una mujer, por la red de prostitución VIP en Punta del Este.

 

Los procesados son un empresario de la noche, a quien la doctora Gatti le tipificó el delito de proxenetismo y el de prostitución infantil; otro de los procesados es un conocido relacionista público a quien se le tipificó el delito de trata; y una mujer que también fue procesada por la figura de asistencia al proxenetismo. Se comprobó que algunas de las chicas ofrecidas a clientes VIP eran menores de edad.

Una veintena de personas fueron indagadas y muchas de ellas prestaron declaraciones ante la jueza Graciela Gatti durante todo este viernes por la red de prostitución VIP desbaratada en las últimas horas, con redes en Punta del Este y Montevideo.

Entre las mujeres investigadas figuró una ex Miss Uruguay y una ex Reina de la Vendimia.

El empresario de la noche y el relacionista público de Montevideo eran los principales indagados en el marco de la Operación Blanca. Según fuentes policiales, ambos coordinaban fiestas sexuales en la zona esteña y en un local en los alrededores de Montevideo Shopping. La investigación sigue también la pista del tráfico de estupefacientes.

Cada uno trabajaba por su cuenta -el empresario con modelos argentinas y el relacionista con uruguayas- , pero en algunos casos organizaban actividades juntos.

La Policía comenzó las detenciones ayer mismo, cuando dio la captura al relacionista público intentando captar a una modelo para trabajar en la zona Este. Al mismo tiempo, efectivos de Crimen Organizado detenían en otra parte de la ciudad a otra joven con un empresario en una casa de citas.

La investigación se venía desarrollando desde 2010. La misma comenzó por una denuncia anónima.

Las jóvenes eran reclutadas para trabajar como modelos pero luego eran persuadidas para ingresar en el otro negocio. El argumento era relacionarse con empresarios para "hacer contactos", que en general se llevaban a cabo en boliches de Punta del Este.

Las jóvenes hacían "actos de presencia" en esos lugares y cobraban un cachet en caso de irse de allí con algunos de los empresarios. En estas situaciones, la tarifa era de 1.000 dólares en Punta del Este y de 400 dólares en Montevideo.

También participaban de "fiestas sexuales". Cada joven cobraba entre 1.500 y 2.000 dólares y lo repartían en partes iguales con el relacionista público, agregó en su edición de hoy La República.

Dejá tu comentario