Todas las autoridades de la salud presentes en denuncia a Solari

El presidente de la Junasa, Luis Gallo, denunció por difamación e injurias al senador colorado Alfredo Solari. Lo acompañaron Muñiz, Beatriz Silva y Xavier.

 

El presidente de la Junta Nacional de la Salud (Junasa), Luis Gallo, presentó este jueves una denuncia por difamación e injurias contra el senador del Partido Colorado, Alfredo Solari.

Al juzgado lo acompañaron la ministra de Salud Pública, Susana Muñiz, la presidenta del directorio de la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE), Beatriz Silva, y demás autoridades de la salud, como el subsecretario Leonel Briozzo. También asistió la presidenta del Frente Amplio, la ex senadora Mónica Xavier.

Todos fueron al Palacio de los Tribunales donde Gallo ingresó la denuncia y fue derivado al juzgado de Gabriela Merialdo.

Todo empezó cuando el senador Solari llevó a Comisión General a la ministra Muñiz y a las autoridades de ASSE para denunciar irregularidades en el funcionamiento y la atención a pacientes en diversos hospitales públicos.

El legislador colorado presentó 10 casos de muertes que, según dijo, se podrían haber evitado si el sistema de atención y respuesta sanitaria funcionara bien.

En ese llamado a sala Solari acusó al presidente de la Junasa de operar para su beneficio personal como cooperativista de la mutualista Comeca, de Canelones, al cerrar el CTI del hospital de Canelones.

Gallo se sintió ofendido y radicó una denuncia por difamación e injurias. Reconoció que es socio cooperativista de Comeca, pero aseguró que desde su cargo en la Junasa no tiene injerencia alguna en la apertura o cierre de ninguna unidad asistencial del sistema público.

Además, recordó Gallo al presentar la denuncia este jueves, el CTI del hospital de Canelones nunca llegó a abrirse, por lo que mal podía él ordenar su cierre.

El senador, como cualquier legislador, está protegido contra denuncias penales por sus fueros parlamentarios, que se crearon justamente para ampararlos en sus dichos y opiniones en el Parlamento. Los fueros parlamentarios no deberían, aunque en los hechos ha ocurrido, protegerlos de delitos comunes que nada tienen que ver con su función de legislador.

Para que el senador Solari sea juzgado, el juez deberá solicitar a la Cámara de Senadores que suspenda sus fueros, o bien esperar a que el legislador renuncie su protección.

Dejá tu comentario