Nacional

Se duplica detención de menores por cambios en la Policía

Según Jefatura, la mayor presencia en las calles impactó en el trabajo de la justicia de Adolescentes. El problema del costo-beneficio de las penas. INAU no da abasto

A un mes y siete días de iniciada la reestructura policial, el número de menores detenidos se duplicó. Así al menos lo señalan las cifras del mes de enero divulgadas hoy por el Jefe de Policía de Montevideo, Diego Fernández, en nota con el diario El Observador.

El Jefe de Policía dijo que también las tendencias marcan que hubo más mayores de edad detenidos con el nuevo esquema, que subdividió la capital en cuatro regiones y distribuyó más policías de investigaciones en las 24 comisarías del departamento.

Hubo 164 detenciones y los procesamientos de la justicia de menores pasó de 12 a 21 por semana, reconoció Gerardo Peduzzi, juez de Adolescentes de 4° turno.

"Desde que asumí en 2010 nunca tuve tanto trabajo como en enero", admitió el magistrado.

Otro juez especializado en menores, Hugo Morales, también coincidió con el diagnóstico. En la semana en que estuvo de turno, del 9 al 15 de enero, hubo 18 procedimientos en los que estuvieron involucrados 36 adolescentes.

Morales dijo que hay un "salto" en la tendencia pero no se sabe si el mismo "será permanente". "No es común esta cifra. Puede haber incidido la reestructura policial, mayor presencia del delito de hurto por tentativa, que antes no se perseguía", comentó.

Los jueces coincidieron también en que hubo en sus juzgados muchos menores que hasta entonces "no habían caído".

Daniel Sayagués, defensor de oficio de menores, explicó que a fin de año se realizan pedidos de cese de internación o sustitución de medidas por otras de semilibertad. Según el abogado, muchos de esos menores también reincidieron y volvieron al INAU.

El delito principal por el que los menores son detenidos es la rapiña. Ocho de cada diez procesamientos se deben al robo con violencia. De hecho, el fiscal de Adolescentes, Gustavo Zubía, dijo que enero fue llamativo por los delitos con violencia.

El representante del ministerio público fue enfático en torno a las penas: en la medida en que costo-beneficio sea favorable, los delitos llevados a cabo por menores seguirá en crecimiento.

Zubía se refiere a que el tiempo promedio de encierro por una rapiña es de seis meses, y el producido de esos delitos muchas veces supera los 10.000 pesos.

El Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) también tiene el mismo problema que la justicia. Sus técnicos no dan abasto por escasez de personal técnico. Los psicólogos y asistentes sociales no tienen tiempo para abordar a los infractores: las entrevistas no duran más de diez minutos. 

Sin embargo, el titular del Sistema Penal Adolescente, Ruben Villaverde, dijo que la responsabilidad de liberación es de los jueces, más allá de los informes técnicos que podrían favorecer medidas sustitutivas para evacuar los centros de detención.

Villaverde señaló que se necesita 35% más de personal para afrontar la situación de desborde administrativo dentro de los hogares de INAU.

En este mes se hará un llamado para abogados, psicólogos y asistentes sociales.

Dejá tu comentario