Nacional

Robos, roturas y ciudacoches atrevidos en recital de Arjona

En las inmediaciones del Charrúa decenas de vehículos fueron robados. Los ciudacoches pedían hasta 100 pesos a los conductores antes de comenzar el espectáculo.

 

Los recitales que ofreció Ricardo Arjona en el Estadio Charrúa convocaron a miles de personas que fueron a disfrutar del encuentro pero también a algunos delincuentes y oportunistas.

En las inmediaciones del lugar se produjeron robos, roturas de vidrios en los vehículos e inconvenientes con los ciudacoches que pedían tarifas de hasta 100 pesos a los conductores.

El director de Transporte de la Intendencia de Montevideo, Hugo Bosca, dijo a Subrayado que “la situación fue muy compleja”, con procedimientos por parte de la policía y robos tanto a vehículos como a personas.

Los ciudacoches también significaron un problema. Para este tipo de espectáculo la Intendencia otorga permisos especiales a los ciudacoches que están habilitados y les asigna zonas específicas en los lugares del estacionamiento.

En estos dos días esta situación fue incontrolable. Los ciudacoches habilitados fueron desplazados por decenas de personas que querían obtener un beneficio y pedían a los conductores sumas que en algunos casos llegaban a los 100 pesos.

“Queremos terminar con la idea de que el ciudacoches pida una tarifa” dijo Bosca a Subrayado, que aclaró que el precio a pagar es lo que entiende cada conductor.

Bosca reconoció que tanto en el Teatro de Verano como en el Velódromo ya se logró aceitar un mecanismo por el cual cada cuidacoches tiene su lugar y tiene claro que deben pedir el dinero luego de los espectáculos y a voluntad del conductor.

Actualmente la Intendencia dispone de un registro de estos trabajadores. Son unos 300 los que están regulados y presentaron el certificado de buena conducta para anotarse.

En las próximas semanas las autoridades de Tránsito repartirán chalecos de color rojo con una identificación especial para que los ciudacoches registrados sean fácilmente reconocidos por los ciudadanos.

Dejá tu comentario