Nacional

Racionan combustible en las estaciones de servicio en Montevideo

En algunas limitan la venta a 10 litros y en otras a no más de 30. El 40% de las estaciones no tendrá combustible entrada la tarde. El 25% ya no tiene nafta super.

 

Los problemas de suministro de combustible persisten en Montevideo: las estaciones de servicio racionan la nafta y el gas-oil para ampliar el servicio al mayor universo posible, informó Jorge Bonino, de la Unión de Vendedores de Nafta del Uruguay (Unvenu).

Cada estación decide cómo racionar su combustible. En algunos casos no se permite cargar más de 360 pesos de nafta (10 litros) y en otros no más allá de 1.000 pesos (aproximadamente 30 litros). Muchos de los puntos de venta tienen contratos con ambulancias, empresas de transporte (taxis) y deben priorizar esos contratos porque se trata de servicios públicos.

Unvenu evalúa en estos momentos la situación de sus asociados de todo el país luego de 24 horas de dificultades en la distribución de combustibles desde la terminal de La Tablada, perteneciente a Ancap, el principal proveedor de combustibles.

El desabastecimiento llegará a ser total en el 40% de las estaciones de servicio a media tarde.

Según Bonino, un 25% de las estaciones de servicio ya no tienen nafta super.

En el interior la situación es más diversa. Al norte del país, no hay debastecimiento por ahora. Sí se comienza a notar problemas de suministro en departamentos como Canelones, Maldonado y Colonia.

La Unión de Transportistas de Combustibles, el gremio de los conductores de camiones de distribución, realizará una asamblea a las 14 horas frente a la planta de La Tablada.

Allí se concentrarán para evaluar el conflicto y decidir nuevas medidas.

Oscar Benavídez, vocero del gremio, que nuclea a choferes de unos 250 camiones, dijo que las condiciones que originaron el conflicto no han cambiado. La inseguridad y la falta de mantenimiento del lugar pone en peligro la integridad física de los trabajadores, (ver video).

Desde allí, salen los 4 millones de litros de combustibles que representan el 80% del suministro de las estaciones de servicio del país.

Según Benavídez, La Tablada es un peligro para los trabajadores por los reiterados accidentes que ocurren. No hay médicos y las ambulancias no pueden entrar al lugar. El mantenimiento del lugar es deficiente y la logística hace que la carga sea "lenta" y en "pésimas condiciones".

Sin entrar a opinar sobre el monopolio que mantiene Ancap sobre la distribución de combustibles, Benavídez opinó que sería conveniente que hubiera competencia. "Si hubiera otra planta, nadie iría a La Tablada ni a La Teja", sostuvo.

Los camioneros volverán mañana al trabajo en forma normal, independientemente que el conflicto seguirá su curso.

De hecho, se dará una circunstancia que extenderá involuntariamente los problemas de  suministro. Este miércoles, de 9 a 13 horas, la Federación Ancap paralizará La Tablada por una actividad social: inaugurarán una plaza con el directorio del organismo.

Dejá tu comentario