Nacional

Prostitución: fama, dinero y fortuna prometía falso relacionista

Las jóvenes relataron que fueron llevadas a una fiesta en Buenos Aires donde había camas por todos lados para practicar sexo a la vista. Aseguran que lloraron mucho.

 

La jueza Graciela Gatti procesó a tres personas, dos de ellas con prisión, que formaban parte de una red de prostitución que recluía a unas 40 mujeres jóvenes en Montevideo y a otras 20 en Punta del Este. 

Uno de ellos es un falso relacionista público conocido como "el negro José Miguel", de iniciales A.F, de 50 años, informó el diario El País. Otro de los procesados por este caso es R.R.D, conocido como "Daniel", de 47 años, que tenía un servicio de acompañantes, y una mujer, O.D.M de 67 años procesada sin prisión por el lavado de activos.

Con estos procesamientos es la primera vez que un Juzgado del Crimen Organizado aplica el delito de la trata de personas, que prevé una sanción de hasta 18 años de penitenciaría. A los dos hombres que fingían ser empresarios se les tipificó el delito de proxenetismo, agravado en el caso de R.R.D por contribución a la explotación sexual de una menor, de 17 años. 

INVESTIGACIÓN. El caso fue puesto en la mira del Crimen Organizado en 2010 a través de una denuncia anónima, pero recién a mediados del año pasado las autoridades identificaron al principal implicado: el negro José Miguel.

Los investigadores pudieron detectar que este hombre es muy conocido en la noche y aprovechaba eventos importantes para "presentar" chicas como modelos. Según consigna el matutino el hombre tentaba a las chicas diciéndoles: "conmigo vas a tener fama, dinero y fortuna".

Una vez que contactaba a las modelos con los clientes, podía llegar a cobrar 1.000 dólares por una salida simple y hasta 3.000 por la presencia de la joven en una fiesta privada.Mientras tanto, R.R.D operaba en forma paralela con una oficina de servicio de acompañantes de lujo que tenía instalada en Buceo, como forma de pantalla.

FIESTA EN BUENOS AIRES. En una ocasión los implicados hicieron que las chicas viajaran a Buenos Aires para que se presentaran como modelos en una discoteca. El asunto es que llegadas al vecino país, "llegó L.S, las evaluó físicamente, y allí les dijeron que no irían al desfile sino a una fiesta, donde deberían mantener relaciones sexuales con hombres", detalla parte del fallo que cita el matutino.

Y prosigue: "estas si bien accedieron en ese momento, no sabían que la supuesta fiesta era en puridad una orgía, organizada en una especie de galpón en la zona de Palermo, donde (...) había camas por todos lados, para practicar sexo a la vista de todos y donde se practicaba sexo grupal o shows eróticos".

Finalmente, según se detalla en el fallo, "antes de entrar un empleado les dio 300 dólares a cada una con lo cual se sintieron luego obligadas a quedarse, (...) logrando M y M no mantener relaciones sexuales con nadie, gracias a que uno de los sujetos presentes se apiadó de ellas. Las jóvenes relatan que se sentían mal en el lugar y que lloraron mucho".
 

Dejá tu comentario